Margarita del Val en un despacho

La propuesta de Margarita del Val sobre confinar que podría adoptar el Gobierno

La investigadora del CSIC celebra la llegada de las vacunas pero pide paciencia para conocer sus resultados

Nada de lo que dice la reputada viróloga del CSIC Margarita del Val pasa desapercibido. Sus aciertos en las predicciones sobre la evolución de la pandemia en España la convierten en una de las científicas de cabecera en nuestro país. Su último vaticinio es otro baño de realidad a los que nos tiene acostumbrados: aún quedan «varios meses» de pandemia.

Un año después de la llegada del coronavirus, y cuando parecía que empezábamos a ver la luz al final del túnel, la cosa se ha complicado. «Nos quedan todavía varios meses y todavía tenemos que seguir contando oleadas, que en verano serán más bien oleajes».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En una entrevista ayer por la noche en «La Brújula» de Onda Cero, Margarita del Val habló de las nuevas variantes «que están apareciendo constantemente». En su opinión, «nos estamos obsesionando con el tema de que la nueva cepa sea resistente a una vacuna, y es algo que solo sabremos con el tiempo, así que no hay que agobiarse».

Pero en cambio, advirtió que «nos quedan todavía varios meses» para volver a una relativa normalidad en España. Ahora nos encontramos en la tercera ola, que definió como «una de las peores porque estamos en invierno, en interiores, y con frecuencia con poca ventilación, cuando todavía el 85% de la población española es susceptible». 

Precisamente una de las claves que todos los expertos coinciden en señalar para superar la pandemia es la vacunación. La inmunidad colectiva «dependerá de las vacunas que tenemos», explicó Del Val, aunque «no se sabe si protegen al que no está vacunado». 

Por eso hizo un llamamiento a la prudencia. «Hay que analizar qué ocurre con las vacunas, tenemos que pensar que vamos a tener varias oleadas y que las personas vacunadas tienen que seguir protegiéndose y siguiendo las normas de seguridad para proteger a los demás». Eso requerirá «paciencia», advirtió, a pesar del cansancio que ya existe en la población.

Como una gripe o un catarro

Del val fue tajante sobre el momento en que empezaremos a salir del túnel: «La inmunidad colectiva la tendremos cuando las vacunas protejan colectivamente, es decir, que protejan al vacunado pero también a las personas no vacunadas, porque los vacunados no les puedan transmitir el virus». En ese sentido, advirtió que «puede haber un montón de portadores asintomáticos vacunados que sí contagien a los no vacunados». 

Para la investigadora, el principal logro en este año que llevamos de pandemia es «haber conseguido vacunas más eficaces de lo esperado y más seguras de las que hacían frente a otros coronavirus». Reconoce que es todo un hito que «no esperaba, y ha sido espectacular».

Aun así, quedan retos por delante. Uno de los que ha mencionado es «tener paciencia y analizar qué hacen las vacunas, a las que pedimos matrícula de honor, pero por ahora tenemos que conformarnos con un sobresaliente». De cara al futuro, adelanta que «dento de un par de años se verá si la Covid-19 se convierte en una gripe o en un catarro».

Más restricciones

Margarita del Val se ha significado a lo largo de estos meses como una de las grandes defensoras de las restricciones. Ella fue una de las pocas que advirtió del riesgo de levantar las medidas tan rápido tras la primera oleada, advirtió de la llegada de la segunda y recordó que podía volver a suceder lo mismo en diciembre, con las fiestas de Navidad.

La experta ha criticado ahora las medidas «descafeinadas» del Gobierno para contener la tercera ola. En su opinión, un confinamiento es una decisión que «tienen que tomar las autoridades», pero recomienda «como primera medida, mantener a rajatabla y con todo rigor el confinamiento de aquellas personas que son contacto de positivos».

Su explicación es que el virus tarda hasta un máximo de diez días en «abrirse camino en una persona hasta que da positivo». A partir de aquí, considera fundamental que si alguien es contacto de un positivo haha una cuarentena de diez días. La viróloga apunta que «la tienen que recetar los médicos, tienen que dar la baja y la empresa tiene que respetar porque durante estos diez días, aunque uno tenga una PCR negativa, puede que dé positivo unos días después».