Margarita del Val en un despacho

El detalle de AstraZeneca que tranquiliza a del Val: «Saben lo que ha ocurrido»

La viróloga defiende que las agencias de medicamentos ya habrían retirado las dosis si demostraran peligro real

Las vacunas de AstraZeneca están en el punto de mira después de que algunas personas que se inyectaron su dosis presentaran casos de trombos. Por su parte, la viróloga Margarita del Val ya afirmó que este número de casos no era para nada alarmante, asegurando que los casos de trombosis detectados después de inyectarse la vacuna de AstraZeneca es «drásticamente inferior al normal de lo que ocurre en la población».

De igual manera, la investigadora del CSIC también ha querido aclarar que si la vacuna presentara un riesgo real para la población, ya habría sido retirada del mercado. «Se sabe cuántas trombosis suele haber y de qué tipos hay en la población, y cuando se comparan los casos se ve que es un número muy inferior», afirmó.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La viróloga defiende que las agencias de medicamentos «son de fiar»

Margarita del Val afirma que se «fía mucho de dos fuentes: la Agencia Europea del Medicamento y Dinamarca», y ninguna de las dos ha decidido, por ahora, suspender el proceso de vacunación. De igual manera, la experta asegura que las agencias continúan investigando los riesgos de la vacuna y «no solo esperan a que les lleguen las notificaciones».

Precisamente esta es la razón por la cual sigue defendiendo que se siga aplicando la vacuna de AstraZeneca: las agencias del medicamento «no encuentran ninguna razón para que se tenga que suspender la vacunación». Como ejemplo pone al país de Dinamarca, afirmando que aunque se han detectado casos de trombos en algunos pacientes después de la inyección de la vacuna, «la agencia danesa tampoco ha dicho que haya que suspender nada, ha sido una decisión política». Pese a los rumores y casos aislados de trombosis y otros efectos secundarios, la experta continúa manteniendo que «cuando las agencias digan que sí hay algún riesgo, inmediatamente se suspenderá la vacunación. Las agencias son de fiar».

Margarita del Val confía en las dosis de AstraZeneca: «Yo me vacunaría»

La viróloga e investigadora del CSIC reitera que las agencias continúan investigando los efectos secundarios y consecuencias de las vacunas, y apuesta por continuar aplicando las dosis y no retirarlas, ya que «durante ese tiempo que se está retrasando la vacunación y el riesgo es superior porque te estás exponiendo a la infección». La viróloga coincide con la mayoría de expertos y apuesta por las vacunas como la principal solución para poner fin a esta pandemia.

Margarita del Val señala a Dinamarca como ejemplo de país cuyo sistema de salud está más que preparado para detectar este tipo de casos y actuar sobre ellos: «Desde hace mucho tiempo tiene un sistema de salud que monitoriza absolutamente todas las incidencias que tienen las personas desde que nacen; lo tienen todo en una tarjeta que lleva décadas funcionando. Ellos saben lo que está ocurriendo y no han decidido suspender», afirma. De igual manera, la viróloga se muestra decidida y confía totalmente en la vacuna de AstraZeneca: «Los beneficios son muy superiores a los riesgos. Yo me vacunaría».

Y es que Margarita del Val recuerda que en anteriores ocasiones no ha habido ningún problema en retirar una vacuna del mercado, mucho antes de la llegada de la pandemia del coronavirus. «Ha habido vacunas, hace unos años, que ya estaban muy lanzadas al mercado, mucho más que la de AstraZeneca, y empezó a haber un par de casos de problemas, se han retirado y no han vuelto nunca más al mercado. Esas vacunas ya no existen». Uno de los ejemplos que menciona es la enfermedad del dengue, por medio de las picaduras de mosquitos de la especie Aedes infectados, los mismos que transmiten otros virus como el Zika. De esta manera, reivindica las decisiones «drásticas» que las agencias de medicamentos están dispuestas a tomar si hubiera algún problema durante el proceso de vacunación.