Imagen de mesas y sillas recogidas en la terraza de un bar con un cartel de alquiler de fondo

'Ya nos podemos sacar de la cabeza los planes de verano en España'

La doctora advierte que habrá que mantener las medidas durante todo el año 2021 si no se alcanza el 70% en verano

Asediados por los efectos de la tercera ola, los españoles tienen una pregunta en la cabeza: ¿llegará la nueva normalidad en verano? Todo depende del ritmo de vacunación, pero la jefa de Medicina Preventiva y Epidemiología de la Vall de Hebrón, Magda Campins, avanza que es «casi imposible» llegar al 70% de inmunizaciones en verano.

Esta era la previsión que había hecho Sanidad, pero la doctora ha reconocido en una entrevista en TV3 que «nos lo tenemos que sacar de la cabeza» ya que «como muy temprano, esta inmunidad se conseguirá a finales de año». 

Ahí está la clave del futuro de la pandemia, porque desde el principio los expertos afirman que la nueva normalidad llegará cuando haya una mayoría de personas inmunizadas. Y puesto que los estudios han demostrado que la inmunidad natural avanza muy lentamente, todas las esperanzas están depositadas en una campaña de vacunación rápida.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Esa es la otra clave: la velocidad. Porque las nuevas variantes de coronavirus ponen en riesgo la efectividad de las vacunas y, al mismo tiempo, las vacunas estimulan la aparición de nuevas variantes. La única forma de romper ese círculo vicioso es vacunar a la mayoría de la población antes de que aparezcan nuevas cepas resistentes a los anticuerpos.

El presidente de la Asociación Española de Virología, Albert Bosch, advirtió hace unos días que hay que evitar ir más allá del verano: «Si no llegamos al verano con un 70% de la población inmunizada no será una buena noticia». Pero los retrasos y la falta de dosis indican justamente lo contrario, y es que vamos camino de no alcanzar el 70% en verano.

Las consecuencias son evidentes: Campins avisa que si no se consigue, habrá que mantener las medidas de seguridad durante todo el año 2021. La experta lamenta los problemas en el suministro de vacunas, que ayer obligó a suspender otra vez la campaña de vacunación en Madrid y amenaza con hacer lo propio en otras comunidades.

Preocupación con AstraZeneca

Según explica, el retraso de las dosis de Pfizer no es tan grave si se soluciona en poco tiempo, en el plazo de 42 días que hay de margen entre la primera dosis y la segunda. Pero el retraso de las vacunas de AstraZeneca le preocupan más. «Si no se soluciona, ahí si tenemos un problema muy importante», advierte, y teme lo puede ocurrir con las nuevas cepas: «Cuanto menos personas protegidas hay, más probabilidades de que haya una fuga vacunal».

La máxima preocupación ahora se centra en el conflicto abierto entre la Comisión Europea y la farmacéutica AstraZeneca que produce la vacuna de Oxford. La compañía se había levantado ayer de la mesa de negociación tras la escalada de tensión con las autoridades europeas, que les acusa de incumplir el contrato y exige que se envíen las vacunas que prometieron. En el primer semestre se tenían que entregar más de 100 millones, y solo aportaron el 25%.  

La vacuna de Oxford es clave para completar las dosis de Pfizer y Moderna que han permitido poner en marcha la campaña de vacunación, pero que son insuficientes para alcanzar el ritmo previsto de cara a superar la pandemia

Mascarillas FFP2, la clave

A pesar de la preocupación evidente, el presidente de la Asociación Española de Virología, Albert Bosch, ha afirmado que el avance de la campaña de vacunación y la llegada del buen tiempo abrirán una nueva fase de la pandemia, menos optimista. Mientras tanto, dice, toca apretar los dientes y doblegar la tercera ola que arrecia en España.

En este sentido, ha pedido extremar las precauciones y limitar los contactos lo máximo posible. También ha invitado a usar mascarillas más protectoras en situaciones de riesgo como el transporte público o sitios con aglomeraciones. En estos casos recomienda las FFP2, que son más eficaces que las quirúrgicas o las de tela.