Gente paseando con mascarilla durante la pandemia del coronavirus

Los 3 factores que te convierten en un 'supercontagiador'

Este tipo de infectados es capaz de provocar al menos ocho contagios de la enfermedad

Las últimas investigaciones han apuntado hacia el papel fundamental de los 'supercontagiadores' en la expansión del virus.

Varios estudios han señalado la enorme incidencia de este tipo de infectados en la propagación del virus que, debido a su mayor contagiosidad, son capaces de infectar a un gran número de personas.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

De hecho, un estudio del Centro de Modelización Matemática de Enfermedades Infecciosas del Reino Unido ha concluido que en torno al 80% de los contagios secundarios de coronavirus son producidos por una mínima fracción de infectados: los 'supercontagiadores', que apenas suponen el 10% del total.

Además, un estudio realizado por la Universidad de Santiago de Compostela ha advertido que este tipo de infectados podrían ser los grandes impulsores de la pandemia, incluso más que las nuevas cepas del coronavirus que han demostrado ser más contagiosas.

Por esta razón, se han intensificado las investigaciones centradas en este tipo de perfil de pacientes de coronavirus. El objetivo es conocer más a fondo la enfermedad para facilitar el diagnóstico y encontrar medidas eficaces para frenar su rápida expansión.

Tres factores que disparan la probabilidad de convertirse en un 'supercontagiador' 

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad de Tulane, la Universidad de Harvard, el MIT y el Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) ha establecido los tres factores que disparan la probabilidad de convertirse en un 'supercontagiador'.

  • La obesidad
  • La edad
  • La infección por COVID-19

Estos tres factores se correlacionan con la propensión a exhalar más gotitas respiratorias, que son los principales propagadores del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y disparan la posibilidad de convertir al individuo en un supercontagiador capaz de provocar al menos ocho contagios de la enfermedad.

Tras analizar los datos de un estudio de observación de 194 personas sanas y de un estudio experimental de primates no humanos con coronavirus, los investigadores descubrieron que la cantidad de partículas de aerosol exhaladas varían mucho entre los sujetos.

Las personas de mayor edad, con índices de masa corporal (IMC) más elevados y con un grado creciente de infección por COVID-19, presentaban un número de gotitas respiratorias exhaladas tres veces superior al de los demás grupos de estudio.

El coronavirus cumple la regla 20/30 observada en otras epidemias

En cuando al estudio realizado en humanos, los investigadores han descubierto que el 18% de los sujetos representaban el 80% de las partículas exhaladas del grupo, lo que refleja una distribución de las partículas de aerosol exhaladas que sigue la regla 20/80 observada en otras epidemias infecciosas.

Esta regla viene a confirmar la teoría sostenida en otros estudios señalados anteriormente: el 20% de los individuos infectados de coronavirus son responsables del 80% de las transmisiones.

Por su parte, el estudio sobre los primates no humanos sirvieron para establecer una correlación entre el aumento de los aerosoles expulsados y el grado de infección.

Los investigadores observaron que a medida que la infección progresaba, las partículas virales se hacían más pequeñas y, por tanto, más propensas a ser expulsadas fácilmente al toser, hablar o respirar. En el punto álgido de la infección estas gotitas pueden alcanzar el tamaño de una sola micra.

Aunque el estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS) ha puesto de manifiesto el papel fundamental de los supercontagiadores en la pandemia, los investigadores han querido advertir que cualquier persona es propensa a contagiar el virus.

«Aunque nuestros resultados muestran que los jóvenes y sanos tienden a generar muchas menos gotas que los mayores y menos sanos, también demuestran que cualquiera de nosotros, cuando se infecta con COVID-19, puede correr el riesgo de producir un gran número de gotas respiratorias», concluye David Edwards, profesor de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Harvard.

c

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio