Vacuna para el coronavirus desarrollada por Pfizer Biontech

Los 3 efectos secundarios de la vacuna contra el coronavirus

Los voluntarios de los tres laboratorios más avanzados coinciden en haber padecido los mismos síntomas tras ser vacunados

La llegada de las vacunas contra el Covid-19 se ha convertido en el deseo de todos los países. Queda poco para que las primeras dosis sean puestas a la parte más vulnerable de la población, pero todavía siguen generando dudas. Su rapidez a la hora de crear la fórmula eficaz que termine con el virus y sus efectos secundarios no acaban de convencer del todo a los ciudadanos que dudan sobre si vacunarse o esperar un tiempo.

Son cientos los voluntarios que han accedido a ponerse las primeras dosis para participar en el ensayo de los tres principales laboratorios, Moderna, AstraZeneca y Pfizer, y que aseguran tener terminada la vacuna cuya comercialización está próxima. Dada la inminente puesta en marcha del plan de vacunación han comenzado a salir dudas a las que se les ha intentado dar solución.

La seguridad de las vacunas

Una de las principales dudas que surgen sobre las vacunas contra el Covid-19 es si realmente son seguras y si inoculan el virus. En sentido general, todas las vacunas está formadas a raíz del virus al que se trata de combatir, pero se trata del patógeno inactivo por lo que no es infeccioso y no genera la enfermedad en cuestión. En ocasiones puede contener una partícula creada parecida al virus para que el organismo genere una respuesta inmunológica.

En definitiva, la vacuna contra el Covid-19 no provoca que tengas coronavirus. La Agencia Europea del Medicamento es el organismo encargado de investigar si las vacunas son seguras. Mediante una serie de requisitos que las fórmulas deben cumplir. Las vacunas van pasando por etapas para confirmar que son seguras y si no se cumplen los requisitos, la vacuna no puede comercializarse.

La razón de la existencia de efectos secundarios

Saber qué efectos vamos a experimentar cuando nos vacunen es, quizás, la duda que más miedo genera. El objetivo de las vacunas es conseguir que nuestro organismo responda y se ponga en funcionamiento nuestro sistema inmunológico. Para ello, las dosis llevan una cierta carga vírica para que sea reconocido por nuestro cuerpo, una especie de 'DNI', que provoca la creación de defensas.

De ahí que podamos confundirnos al pensar que tenemos la enfermedad, cuando lo cierto es que nuestro organismo se ha puesto en marcha para generar anticuerpos. Al igual que pasa con algunos virus, la reacción a las vacunas dependerá de cada persona. Hay quien experimente efectos adversos y hay quien no note nada.

El cansancio, la fiebre, el dolor de cabeza o de los músculos, son los tres efectos secundarios más comunes que la vacuna contra el Covid-19 ha generado en los voluntarios y que son similares a los síntomas de la enfermedad.

Los efectos secundarios que debemos tener en consideración

Hasta ahora los ensayos de Moderna, AstraZeneca y Pfizer que han tenido lugar entre los voluntarios, han arrojado luz sobre los efectos secundarios. La mayoría no ha experimentado efectos «graves» pero sí que un cierto porcentaje —un total del 1%– asegura haber tenido fiebre muy alta, rondando los 39 o 40º. Por lo que si en nuestro país se administran 10 millones de vacunas, más de 150.000 personas experimentarán este tipo de efectos secundarios.

Para los expertos es esencial que la población conozca los síntomas que experimentarán cuando sean vacunados contra el Covid-19. «La transparencia es clave. En lugar de minimizar la posibilidad de fiebre, por ejemplo, los administradores de vacunas deberían alertar a las personas de que pueden experimentar una fiebre que puede sentirse severa pero es temporal» opina Bernice Hausman, experta en controversias sobre vacunas de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Las fórmulas de Moderna y Pfizer requieren de dos dosis separadas por semanas. En estos casos, los voluntarios aseguran que los efectos secundarios con la segunda inyección son peores. Pero Hausman opina que esto no significa que sea algo malo: «Las reacciones suelen ser más intensas durante la segunda dosis y esto en general significa que nuestro cuerpo ha generado una respuesta inmune tan buena a la primera dosis y ahora estamos viendo los efectos de eso» ha explicado.

La transparencia y la información son claves para evitar que la gente se muestre reticente a la hora de vacunarse y pierdan el miedo. Solo si se tiene toda la información necesaria, la respuesta de la población ante la vacuna será positiva.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio