Ambulancias y personal sanitario en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander

Le diagnostican un resfriado y a los días fallece con sospechas

Loli, madrileña de 52 años, falleció por Covid tras haberle diagnosticado un simple resfriado

Terrible el caso de Loli, una mujer de 52 años residente en Getafe que murió la semana pasada «aparentemente» por el coronavirus, ya que en los informes viene como causa de la muerte «sospechosa de COVID-19».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Así lo han relatado sus familiares, que están muy indignados por la falta de atención sanitaria y las malas artes con las que los servicios sanitarios llegaron al domicilio, tal y como han contado su exmarido y sus hijos en el programa ‘Juntos Telemadrid’.

Loli empezó a encontrarse mal hace unos días, pero tras llamar al teléfono de atención para el Covid, le dijeron que no tenía todos los síntomas, por lo que creyó que sería un resfriado, debido a las dolencias que tenía.

La situación de Loli comenzó a empeorar cuando comenzó a tener problemas para respirar, lo que llevó a su hija de 15 años a llamar a Urgencias para comunicarsu grave situación. La extrañeza vino cuando, tras la gravedad de la situación, los sanitarios tardaron unos 40 minutos en llegar.

«Al tomarle el pulso a Loli, la tiraron al suelo, intentaron reanimarla y no pudieron»

«Cuando llegaron los doctores, le preguntaron a mi hija qué había pasado y se dijeron el uno al otro que no querían entrar. Llamaron a varias ambulancias y una vino a las 2 horas. Al tomarle el pulso a Loli, la tiraron al suelo, intentaron reanimarla y no pudieron», narra apenado Francisco, exmarido de la víctima.

Sin tener ningún tipo de delicadeza con la hija, los sanitarios dejaron el cuerpo de Loli tirado en las escaleras del edificio y les dieron un certificado donde se podía leer «sospechosa de COVID-19».

A Loli no le realizaron ninguna prueba cuando llamó con síntomas y ahora sus hijos y Francisco esperan los resultados, después de haber preguntado varias veces tras ponerles todo tipo de condiciones para no realizarles el PCR.