'Hay una cosa que hacemos los españoles que ayuda a transmitir el coronavirus'

Un experto epidemiólogo da la clave sobre por qué en España hay un incremento de contagios

Imagen de un camarero con mascarilla sirviendo las mesas de una terraza
La manera en que nos relacionamos los españoles favorece el contagio | GTRES

Con los datos registrados desde que dio comienzo la desescalada, nos damos cuenta de que las cosas no han ido nada bien en nuestro país. Lejos de experimentar un descenso en contagios, hemos estado viviendo unos meses donde el Covid-19 ha estado campando a sus anchas incrementado a diario el número de infectados.

Parece que no hemos aprendido nada de las largas semanas de confinamiento y que se le ha perdido el miedo y el respeto a un virus que ha puesto en jaque a la sanidad de todo el mundo. Miguel Hernán, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Harvard, encargado de asesorar al Gobierno durante la desescalada, tiene claro dónde se encuentra el error que ha provocado que España  esté a la cabeza de casos por 100.000 habitantes.

La situación en nuestro país no mejora y ya sumamos más de 23.000 contagios al total registrado. «No hace falta ser epidemiólogo para ver que esto es mucho. Es más que otros países de nuestro entorno y empezamos a ver que los hospitales vuelven a transformarse para poder hacerse cargo de ese número de casos» señala Hernán en una entrevista para la Cadena Ser.

Pero, ¿qué provoca este aumento de casos? ¿por qué la pandemia en España no tiene un comportamiento similar al de otros países? La clave se encuentra en nuestra forma de relacionarnos. Los españoles no somos gente de encerrarnos en casa, nos gusta salir y ver a nuestra gente, disfrutar de largas horas en compañía de los nuestros y esta filosofía sería una de las razones que ha propiciado la propagación del virus.

«Hay mucho contacto físico, hay mucha espontaneidad en las relaciones, muchas veces se habla alto y cerca. Todo esto, evidentemente, no es útil para parar la transmisión» ha explicado el epidemiólogo. Frente a esto, Miguel Hernán, tiene claro el papel fundamental de los rastreadores.

El rastreo es una de las labores clave para localizar y poner cerco a los positivos y por ello es primordial que las comunidades cuenten con el mayor número de personal, algo que desgraciadamente no llega a cumplirse. «En muchas Comunidades Autónomas está muy lejos de los niveles mínimos que se recomiendan» lamenta Hernán.

Sin embargo, a pesar de los datos desalentadores, el epidemiólogo arroja un rayo de esperanza y opina que España no llegará a los niveles de marzo pero que aun así no hay que bajar la guardia. «Nunca vamos a llegar a una situación tan catastrófica como la de marzo en ciertas partes de España, pero eso no quiere decir que se pueda llegar a una situación muy seria» sentencia.


Comentarios

envía el comentario