Sanitarios realizando una prueba pcr para el coronavirus a una mujer

‘Tendremos que llevar mascarilla para siempre si se confirma’

El director médico del Reino Unidos, Jonathan Van-Tam, explica lo que puede ocurrir si la variante brasileña se hace mayoritaria

Las nuevas variantes de coronavirus están trayendo de cabeza a los científicos, que cada vez tienen más claro que el virus se encuentra en plena fase mutación genética. Esta es una muy mala noticia, porque a la práctica significa volver a empezar de cero, y las consecuencias pueden ser terribles según ha anunciado el director médico en el Reino Unido.

El profesor Jonathan Van-Tam, director del consejo asesor del gobierno británico, ha advertido que si la cepa brasileña se impone, el coronavirus puede «quedarse definitivamente con nosotros» y tendremos que «llevar mascarilla siempre».

El experto ha mostrado su gran preocupación ante la evolución del coronavirus observada en los últimos días. Tras la aparición de la variante más contagiosa en el Reino Unido surgió otra cepa nueva en Sudáfrica, y después otra en Japón procedente de Brasil. En las últimas horas han aparecido dos nuevas mutaciones en Estados Unidos, una de ellas muy preocupante.

El profesor Jonathan Van-Tam asegura que la pandemia ha cambiado los hábitos de higiene de los británicos, y que algunos de ellos se van a quedar para siempre. «La pandemia ha cambiado muchas cosas, y también la forma nos comportamos con la higiene», ha dicho el doctor, ya que «ahora llevamos siempre con nosotros el desinfectante y esperamos encontrarlo allí donde vamos».

Si la variante brasileña se impone, el doctor teme que la pandemia se convierta en endémica, tal y como ya han vaticinado anteriormente algunos expertos. Esto obligará, en su opinión, a convivir con el virus y mantener para siempre algunas de las medidas de higiene y protección, como llevar la mascarilla de forma indefinida.

«Pienso que vamos a tener que tomar decisiones a nivel personal, como ponerse la mascarilla cada vez que estemos en un lugar público con mucha gente», ha asegurado Van-Tam, que comparte su preocupación por las nuevas variantes con los representantes británicos. El primer ministro Boris Johnson, sin ir más lejos, afirmó que la cepa brasileña es «una preocupación» porque «deja abiertas muchas dudas».

Confinamiento hasta la primavera

Reino Unido aprobó hace más de una semana el confinamiento total para frenar la expansión del coronavirus, causada por la variante británica. La cepa está causando auténtico temor en la población, con cifras de fallecidos diarios nunca vistas en Europa ni en la primera ola. 

El jefe de los médicos, Van-Tan, cree que habrá que mantener el confinamiento por lo menos hasta la primavera. Con la tercera ola desatada en el país, la policía extrema la vigilancia para asegurar el cumplimiento estricto de las restricciones, mientras los médicos tratan de contener la presión hospitalaria que va camino de un desastre igual o superior al de marzo de 2020.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha dicho que el confinamiento podría estar empezando a surgir efecto, pero las cifras muestran un horizonte muy desalentador. Ayer se batió un nuevo récord, con 1.564 fallecidos en solo 24 horas. El confinamiento no es tan duro como el de la primera ola, y el partido de la oposición le pide al primer ministro endurecer las medidas cuanto antes.

El peligro de la mutación brasileña

Las mutaciones son algo habitual en los virus. Lo hacen constantemente para adaptarse al medio y sobrevivir. Muchas de ellas no tienen ninguna relevancia, pero algunas modifican sustancialmente su contenido genético para hacerlos más contagiosos o más letales, y esto es lo que está sucediendo en las últimas semanas con el virus causante del Covid-19.

Las últimas mutaciones del virus han modificado la proteína de la espiga que utiliza para adherirse a la célula, robar su información genética y replicarse. Esto significa que el coronavirus es más infeccioso (según los expertos, en torno a un 70%), y aunque no sea más letal, al final acaba siendo más peligroso porque cuantos más infectados más fallecidos.

Entre las últimas mutaciones relevantes, la que más preocupa es la E484K, porque amenaza directamente la eficacia de las vacunas. Los análisis en el laboratorio confirman que esta mutación es menos reconocible por parte de nuestro organismo y anula la capacidad neutralizante de los anticuerpos.

Según los científicos, esta nueva mutación podría ayudar al virus a esquivar la protección inmunitaria por una infección anterior o por la vacunación. La vacuna de Pfizer, la primera que se administró a la población, es eficaz contra la variante británica N501Y, pero no se ha demostrado que sea así sobre la E484K. Hay demasiadas dudas sobre este punto.

La variante brasileña del coronavirus entra dentro de este tipo de mutación, y se teme que en una forma mucho más grave que las cepas anteriores. Las investigaciones siguen en marcha, pero si se acaba querrá decir que aquel vaticinio lanzado por los científicos en verano era real y el coronavirus seguirá con nosotros durante muchos años. Quizá para siempre.