Joan, el español que se inyectó la vacuna, da positivo: 'El momento de la verdad'

«La vacuna no previene que el virus me ataque. La vacuna previene que tenga síntomas graves», asegura el voluntario

Una muestra de la vacuna contra el coronavirus de la compañía Moderna
La Agencia Europea del Medicamento sigue evaluando los resultados de Oxford | España Diario

Joan Pons, uno de los voluntarios españoles que se administró la vacuna contra el coronavirus desarrollada por los científicos de Oxford, ha dado positivo en coronavirus. Así lo ha anunciado en redes sociales, aclarando que, pese a haber dado positivo, se encuentra bien.

«El momento de la verdad ha llegado. He dado positivo en uno de mis tests. Ojalá haya entrado al grupo preferido de los científicos, el de los vacunados contagiados. Gracias a ello y con este resultado, estoy colaborando a la finalización del coronavirus. Hoy me han hecho muchas pruebas», declaraba Pons.

En este sentido, el voluntario ha remarcado que el resultado del test sigue siendo un paso más en el hallazgo de una vacuna eficaz contra el coronavirus. «La vacuna no previene que el virus me ataque. La vacuna previene que tenga síntomas graves. Ahora es el momento donde se va a saber gracias a mi positivo si la vacuna es eficaz», ha asegurado.

Mismos síntomas que un resfriado

El enfermero español declara en ‘La Vanguardia’ que notó los primeros síntomas, aunque pensó que se trataba de un simple resfriado. No obstante, una vez habiendo tomado medicamentos antigripales y descongestivos, se dio cuenta de que seguía sin sentido del olfato. Por ese motivo, se sometió a una prueba PCR de la que ha dado positivo.

En este sentido, la vacuna que desarrollan los científicos de la Universidad de Oxford sigue siendo la principal esperanza para frenar la pandemia. La Agencia Europea del Medicamento lleva desde el 1 de octubre evaluando los resultados obtenidos por los científicos de Oxford, y será este organismo el encargado de aprobar su comercialización, una vez aseguradas todas las garantías.

Los expertos, no obstante, pronostican que, con la llegada del otoño y el cambio de tiempo, será complicado discernir entre los síntomas de un resfriado común o una gripe y los del coronavirus, ya que frecuentemente son los mismos. Por ese motivo, recomiendan avisar a los servicios médicos ante cualquier duda y, si es necesario, someterse a una prueba PCR.


Comentarios

envía el comentario