Un profesional sanitario colocándose unos guantes

El médico Jesús Candel 'Spiriman' da la mejor noticia: 'Ha desaparecido de mi cuerpo'

El granadino confesó el pasado mes de agosto que le habían detectado un cáncer, del que ahora se ha curado por completo

El archiconocido médico andaluz Jesús Candel, que llegó a ganar cierta fama bajo el alias 'Spiriman', ha confirmado una de las mejores noticias que podría haber dado este 2021. El pasado mes de agosto, el granadino explicaba a sus seguidores que padecía cáncer, una enfermedad que ahora, meses después, ha logrado vencer. «El cáncer ha desaparecido de mi cuerpo», ha asegurado en un vídeo compartido en su canal de Youtube titulado 'La fuerza del propósito'. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El lugar para dar a conocer la gran noticia no podría haber sido mejor escogido: Sierra Nevada. Concretamente, Spiriman ha confesado este «milagro» con un fondo más «especial» que nunca: el Pico del Veleta. «Cuando el 4 de agosto me diagnosticaron un adenocarcinoma de pulmón con tanta metástasis y me dijeron cómo tenía los huesos y los órganos de mi cuerpo, yo deseé y me imaginé; me propuse curarme. Hoy he hecho mi promesa porque le dije a la Virgen de las Nieves que si llegaba a lo que hoy me han notificado, vendría a darle las gracias y a rezar», ha explicado el famoso médico. 

Una rápida recuperación que llena de esperanza muchas personas

Y no es para menos, ya que su rápida recuperación ha sido «espectacular e increíble», como él mismo la ha definido. «El tumor ha desaparecido y las metástasis de mi cuerpo, de todos los huesos, esas vértebras que tenían lesiones líticas tremendas, y que incluso penetraban en el canal de la médula, han desaparecido», ha relatado emocionado el granadino. 

Al mismo tiempo, Jesús Candel ha querido dejar claro la importancia de no perder nunca la esperanza, incluso cuando parece que las cosas no pueden ir a peor. «Yo me encontraba bien, me encontraba fuerte y desde el minuto uno mi propósito y mi intención era curarme», ha insistido. En este sentido, Spiriman considera que lo decisivo en esta batalla ha sido su «fuerza interior». «Esa fuerza que tenemos todos y que es capaz de hacer milagros», ha destacado. 

Candel también ha explicado que, desde el primer momento, se ha «aferrado» a la evidencia científica a base de tratamientos ya conocidos, como la quimioterapia, la radioterapia, la inmunoterapia y la terapia dirigida. «Lo he probado todo, y como muchos que estáis pasando esta enfermedad, ya sabéis que lo duro son los efectos secundarios que tenemos, pero son pasajeros», ha confesado el activista y sanitario. 

«El que quiere vencer a esta enfermedad, vive»

En este sentido, ha aprovechado el vídeo para enviar un mensaje de esperanza a todas aquellas personas que siguen luchando contra la enfermedad. «Yo me aferré a que el que lucha y el que quiere vencer a esta enfermedad, vive. Y os animo a todos a que lo hagáis. No guardo rencor a nadie, solo quiero decir que siento cosas maravillosas. El cáncer es una experiencia de vida, y el cáncer es algo que se puede superar», ha destacado. 

«La enfermedad no es más que la expresión de aquello que tenemos dentro y que no queremos cambiar. Yo lo he experimentado y os puedo decir que esta segunda oportunidad que me ha dado la vida la voy a vivir desde el amor», ha asegurado Jesús Candel. Su vídeo se ha llenado de todo tipo de mensajes de ánimo, y también de personas que siguen batallando, y a los que las palabras del sanitario animan a seguir más fuertes que nunca. 

  • El poder de la energía del amor es lo que lo cambia todo. Un fuerte abrazo, eres un ejemplo de nuestra divinidad. ¡Gracias!. 
  • Bienvenido al club de los supervivientes, por los que la ciencia lucha pero ya sin interés. Yo también gané mi batalla contra una enfermedad, y no se llama como la tuya. 
  • Es posible y tú lo has conseguido radiándonos el día a día el proceso. Gracias por la lección magistral que no olvidaremos y que nos pondrá en guardia ante los acontecimientos provocativos.