Isabel Díaz Ayuso en la tercera edición de los premios contra la Violencia de Género de la Comunidad de Madrid, el 25 de noviembre del 2020

Díaz Ayuso desvela qué provoca la inmensa mayoría de contagios: «El 80% de los casos»

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha pedido responsabilidad ante el gran número de fiestas ilegales que tienen lugar últimamente

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha aprovechado este domingo una comparecencia para arremeter con fuerza contra las fiestas ilegales celebradas en apartamentos turísticos. Se trata de celebraciones que se han vuelto especialmente populares en las últimas semanas en la autonomía, donde incluso «han llegado a agredir a agentes de la Policía Local». 

No te pierdas nuestra nueva página de Facebook con las mejores noticia de España. Pincha aquí y síguenos. ¡Te encantará!

Las fiestas ilegales, culpables «en el 80% de los casos de contagios»

La dirigente popular ha querido dejar claro el gran problema que suponen en plena pandemia, ya que en la mayoría de ellas no se respetan ni siquiera unas medidas mínimas de prevención, para evitar la transmisión de la Covid-19. «Tenemos que condenar estos encuentros, que son los culpables del 80% de los casos de los contagios de Covid-19. No puede ser que lo paguen siempre los mismos: hosteleros, comerciantes, empresarios y ciudadanos». 

Díaz Ayuso se ha referido a las restricciones que se han ido aplicando en todo el país desde el inicio de la pandemia, ya sean confinamientos, reducción de horarios y aforo, y toque de queda nocturno. «Estos hechos [las fiestas ilegales] son los que están propagando más el virus», ha asegurado la presidenta madrileña, que también ha ido más allá, y ha asegurado que «son las culpables de la mayoría de los casos». 

A pesar de todo, la dirigente ha destacado que las cosas evolucionan claramente «para mejor», y que eso permite que se relajen algunas medidas en todo el país. Según Ayuso, la mejoría «ha permitido» ampliar, en el caso de la Comunidad de Madrid, «un par de horas la actividad comercial y de la hostelería»; pero eso no significa que la situación sea la mejor. 

Apoyo incondicional a las fuerzas de seguridad

«Les pedimos responsabilidad a todos ellos [los asistentes a las fiestas ilegales] y les pedimos, sobre todo, que sean sensibles. No es lo mismo consumir en algún establecimiento, estar un rato en la calle, que estar celebrando este tipo de encuentros que además de ser insolidarios son muy irresponsables», ha indicado la presidenta. 

En este sentido, la madrileña ha insistido que la Comunidad apoyará sin lugar a dudas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad «para que sigan frenando estos encuentros, para que no paguen justos por pecadores». Ayuso también ha aprovechado para reconocer la labor de Su Majestad el Rey emérito Juan Carlos I, en la semana que se cumplen 40 años del 23-F.

Detectadas más de 200 fiestas ilegales solo en Madrid capital

Y es que este mismo fin de semana la Policía Municipal de Madrid ha intervenido en un total de 227 fiestas ilegales por toda la ciudad, entre la noche del viernes y el sábado. El cuerpo ha explicado que se ha tratado de celebraciones que incumplían los horarios establecidos, no se usaban las mascarillas ni tampoco se cumplía «ninguna medida de seguridad».

En este sentido, la policía ha vuelto a pedir «colaboración y responsabilidad» a la ciudadanía. Una de las fiestas más sonadas ha tenido lugar en Centro, donde unas 37 personas se encontraban de celebración sin medidas de seguridad en un local, que tenía los cierres bajados. Todos los asistentes acabaron denunciados.

El mismo alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida se ha sumado a las críticas de la presidenta Díaz Ayuso, y ha avisado que no se les va a dar «ni un respiro» a los asistentes de las fiestas ilegales, por más que se trate de «turistas o de otras nacionalidades». El alcalde se ha mostrado especialmente preocupado por las «numerosísimas» celebraciones que salen a la luz, y se ha dirigido a la población más joven para hacer una «necesaria» llamada a la responsabilidad, sin dejar de lado al resto de asistentes.