Un sanitario con un vial de la vacuna de AstraZeneca en una mano

Investigan el fallecimiento de una mujer en España tras recibir la vacuna

La víctima tenía menos de 50 años y presentaba patologías previas con factores de riesgo añadidos, como la obesidad

Sanidad investiga otra muerte que podría estar relacionada con la vacuna de AstraZeneca. Se trata de una mujer de menos de 50 años que recibió una dosis de la vacuna y fue ingresada días después con dolores de cabeza intensos. La mujer acabó falleciendo y se han activado los protocolos para investigar la causa de la muerte.

La fallecida es una mujer que trabajaba en una ONG en Tenerife, y según las primeras informaciones tenía enfermedades previas que precisaban medicación. Además tenía otros factores de riesgo como la obesidad. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Las autoridades sanitarias han tomado el caso con la máxima prudencia, a la espera de los resultados de la autopsia. El caso será estudiado también en Madrid, y llevará como mínimo tres semanas ya que, según ha avanzado la Consejería de Sanidad, hay que llevar a cabo un perfil de autopsia muy especial. En el examen post-mortem habrá que analizar los senos venosos y enviar las muestras a la capital. 

Una vez finalizado el estudio se enviarán los resultados a las autoridades internacionales, que los añadirá al resto de investigaciones que se están llevando a cabo. Hay que recordar que la vacuna de AstraZeneca está bajo sospecha por la proliferación de varios casos de trombosis, algunos con resultado de muerte. Las autoridades sanitarias llevan un registro de estos casos para determinar el grado de influencia que tiene la vacuna en las muertes.

Por ahora, las investigaciones han concluido que estas muertes se debían a factores de riesgo previos y que la vacuna no era la causa directa de las mismas. Sin embargo, existe la sospecha de que la vacuna podría acelerar algunos de los mecanismos que desencadenan los fallecimientos, y por esto se mantiene la máxima precaución.

En España, las autoridades sanitarias han pedido que no se desate la alarma y niegan que exista una relación de causa-efecto entre la vacuna y las muertes. En nuestro país, la primera fallecida fue una profesora de 43 años en Marbella (Málaga), y la autopsia reveló un aneurisma cerebral como causa de la muerte sin establecer un vínculo directo con la dosis.

Otra mujer falleció en Asturias una semana después de recibir una dosis de la vacuna de AstraZeneca. El Instituto Nacional de Toxicología también ha estudiado detenidamente el caso y ha acabado revelando que no fue debido a una reacción adversa de la vacuna.

Una vacuna bajo sospecha

Hay que recordar que la vacuna de AstraZeneca está bajo sospecha por la proliferación de casos de trombosis y, tanto en el caso de la profesora como el de la mujer asturiana, el examen post-mortem no vio trombos en el organismo. Sin embargo, otra mujer de 55 años en Asturias fue ingresada ayer con una trombosis de senos venosos días después de recibir la vacuna de AstraZeneca.   

Aunque las autoridades sanitarias en España piden tranquilidad, los casos de trombosis y los fallecimientos han generado una oleada de desconfianza hacia la vacuna. En nuestro país la vacunación es voluntaria, aunque no se puede escoger la vacuna y Sanidad ha asignado una para cada grupo de edad. 

Por su lado, la Agencia Europea del Medicamento insiste en que no hay evidencias sobre la vinculación de la vacuna con los casos de trombosis grave. Según los estudios realizados hasta ahora, el número de casos de trombosis en personas vacunadas es menor que el que cabría esperar en el conjunto de la población, un criterio que establecen las autoridades para determinar si existe una relación directa entre la vacuna y los casos.

Detectan la posible causa de la reacción

El estudio que hasta ahora ha ofrecido una explicación más razonable sobre estos casos es el de unos investigadores alemanes, que vieron una conexión entre los efectos secundarios y las plaquetas. Los efectos secundarios no deseados en la vacuna de AstraZeneca se parecen a un síntoma poco común llamado HIT, y caracterizado por un bajo nivel de plaquetas y una coagulación inusual. 

La identificación de estos trastornos puede ayudar a los médicos a tratar los casos a tiempo con inmunoglobulinas que frenan la activación de las plaquetas. Estos anticoagulantes contribuyen a disolver los coágulos y frenar la reacción que puede conllevar la muerte.