primer plano de las manos de una sanitaria manipulando una prueba pcr para el coronavirus

El otro virus que sembró el temor en España el año pasado vuelve en verano

Investigadores de Extremadura han detectado una alta circulación del virus del Nilo Occidental en aves de la zona

Cuando todas las miradas estaban puestas en el coronavirus, en verano de 2020 estalló un brote del virus del Nilo Occidental en Andalucía. Tras la aparición de los primeros casos, a principios de agosto, el virus se propagó causando siete muertos y decenas de contagios. Ahora se ha detectado de nuevo su presencia en aves, en Extremadura.

Un grupo de investigadores ha lanzado una alerta tras detectar la alta circulación del virus del Nilo Occidental en aves silvestres de Extremadura. La situación es preocupante, ya que en las próximas semanas los mosquitos que lo transmiten empezarán a proliferar.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El virus del Nilo Occidental es una enfermedad infecciosa transmitida por una especie de mosquito que se encuentra al sur de la península ibérica entre abril y octubre. El animal hospedador del virus son las aves, y los seres humanos somos el receptor final del virus. Por lo tanto, los mosquitos trasladan el virus de las aves a los humanos.   

El pasado 6 de agosto de 2020, en plena batalla contra la pandemia del coronavirus, la Junta de Andalucía confirmó los primeros cinco casos de meningoencefalitis sin origen conocido. Los afectados eran vecinos de Pueblos y Coria del Río, dos localidades próximas a una zona de arrozales del río Guadalquivir, en Sevilla. Tras realizar las pruebas se confirmó que el origen era una infección por virus del Nilo Occidental.

Este patógeno es el causante de una enfermedad neurológica que puede manifestarse a través de síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolores en el cuerpo, erupción cutánea e inflamación de los ganglios. Sin embargo, la mayoría de las personas no suelen desarrollar síntomas, o de una forma leve. La tasa de mortalidad es del 10%, y la probabilidad de desarrollar un cuadro grave es mayor en los ancianos.

La mala noticia es que no existe un tratamiento específico contra esta enfermedad, y la única solución es la prevención: protegerse bien contra las picadura de mosquito y no transitar por zonas con altas poblaciones de mosquitos.

La alerta de los científicos para 2021

Investigadores de la Universidad de Extremadura, el INIA-CISA y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (Ciberesp) revelan en un estudio la existencia de una alta circulación del virus del Nilo Occidental en aves silvestres de la región. Teniendo en cuenta que la llegada del calor aumentará la presencia de mosquitos transmisores, el virus podría pasar fácilmente de las aves a los humanos. 

Además, la alta circulación de este virus en Extremadura aumenta la probabilidad de su propagación a otras comunidades autónomas cercanas. Por eso es necesario incrementar la vigilancia y el seguimiento e impedir la aparición de nuevos brotes del virus del Nilo Occidental en España, como el verano pasado.

Los mosquitos que transmiten esta enfermedad suelen tener un radio de acción limitado a unos 7 kilómetros, partiendo del punto acuático donde ponen sus huevos. Los brotes suelen aparecer en municipios cercanos a la ribera de los ríos, aunque no es extraño que surjan también en zonas del interior ya que los mosquitos también pueden criar en depósitos de agua. Algunos perfumes fuertes atraen su presencia, así que es mejor evitarlos.

Por otro lado, los caballos también pueden contagiarse y de hecho suponen el 96% del total de los casos detectados en mamíferos no humanos. Esto les convierte en animales de gran valor para la detección precoz de la presencia de este virus. En cuanto aparece un brote en caballos, se puede poner en marcha el protocolo de prevención para las comunidades humanas del entorno. 

Prevención de las picadas de mosquito

A fecha de hoy no existe un remedio para curar el virus del Nilo Occidental, que puede llegar a ser mortal para los afectados o dejar graves secuelas. La gran esperanza son las vacunas de ARN mensajero (la misma tecnología que se utiliza para la vacuna contra el coronavirus). Algunas ya se están probando contra virus provocados por mosquitos como el Zika, el dengue o la encefalitis transmitida por garrapatas.

Esto podría ayudar a encontrar un remedio contra el virus del Nilo Occidental, aunque por ahora tocará esperar. Las últimas advertencias de los científicos exigen tomar la máxima precaución a la población que vive en zonas fluviales. Para prevenir las picaduras de mosquito, las autoridades sanitarias lanzan las siguientes recomendaciones.

  • Colocar mosquiteras en puertas y ventanas, o incluso sobre la cama
  • Utilizar repelente de insectos en la piel expuesta
  • Utilizar ropa protectora cuando sale al aire libre (mangas largas, pantalones largos y sombrero)
  • Utilizar ropa de color claro 
  • Evitar las zonas donde los mosquitos son más activos, como los ríos y los pantanos