Una pareja tomando una bebida en una terraza con mascarilla

La mascarilla con la que mejor se te entiende al hablar según un estudio

Investigadores de la Universidad de Illinois han descubierto que las mascarillas quirúrgicas desechables ofrecen un mejor resultado acústico

Dicen los médicos que el uso continuado de la mascarilla está teniendo como consecuencia problemas en la voz. Los filtros de estos utensilios de protección frenan el paso de los microbios, pero también impiden la salida de la voz con nitidez y eso fuerza a hablar más alto y a la larga se produce un daño en las cuerdas vocales.

Pero no todas las mascarillas son iguales. Según una investigación de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, en Estados Unidos, las mascarillas quirúrgicas desechables son las que ofrecen el mejor rendimiento acústico. Es decir, las que mejor se te entiende al hablar.

La investigación parte de la inquietud del investigador Ryan Corey, después de que un amigo que enseña en la escuela le comentara que algunos de sus estudiantes habían perdido la voz por hablar con mascarilla. Corey, ingeniero de computación, llevó a cabo la investigación junto a su equipo de estudio de procesamiento de señales de audio.

Las investigaciones realizadas anteriormente analizaron la calidad acústica de las mascarillas utilizadas en entornos médicos. Los autores de este último estudio, publicado en The Journal of Acoustical Society of America, hicieron el experimento con mascarillas higiénicas, quirúrgicas desechables, de plástico transparente y de tela caseras y compras en tiendas, hechas de diferentes tipos de tela y números de capas.

Los investigadores utilizaron un altavoz especial construido a medida y con forma de cabeza humana para irradiar el sonido de la voz como si proviniera de una boca. Según Ryan Corey, «pusimos las diferentes mascarillas en el altavoz con forma de cabeza y reproducimos el mismo sonido en cada prueba. También colocamos el altavoz en un tocadiscos para añadir un componente discrecional a nuestros datos».

La investigación no ha utilizado una persona real porque «los sonidos son menos repetibles porque no podemos decir lo mismo de la misma manera cada vez». El invento permite reproducir el sonido con la misma frecuencia y la misma calidad teniendo en cuenta la forma real de la cabeza y los movimientos reales de los labios.

El procedimiento ha permitido saber qué frecuencias sonoras se ven más afectadas por el uso de mascarillas, y qué tipo de mascarillas tienen los efectos más fuertes. El estudio muestra que todas las mascarillas frenan el sonido de alta frecuencia que se genera cuando una persona pronuncia consonante, «un desafío para los que tienen pérdida de audición, con o sin mascarilla», según ha explicado Corey.

Los investigadores señalan que las mascarillas con ventanas transparentes que permiten leer los labios bloquean la mayor parte del sonido, aunque puedan suponer una ventaja para las personas con problemas de audición. Las de algodón de tela bloquean más gotitas, pero también impiden más la emisión del sonido.

Todas estas conclusiones llevan a Corey, director del estudio, a afirmar que las máscaras múltiples hechas de algodón de tejido suelto pueden ofrecer un compromiso razonable entre la eficiencia en el bloqueo de las gotas y el rendimiento acústico. Es decir, las mascarillas quirúrgicas desechables son las que permitan que se entienda mejor cuando hablas. 

La pérdida de la voz, una secuela del Covid-19

Estudios recientes también han concluido que una de las consecuencias del Covid-19 puede ser la pérdida de la calidad de la voz. Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL), uno de cada seis pacientes de Covid puede desarrollar un cuadro grave de dificultad respiratoria y pérdida de la calidad de la voz.

Se trata de una secuela del Covid-19 desconocida por muchos y que afecta incluso a los pacientes con síntomas leves. Las dificultades respiratorias tienen como consecuencia la pérdida de la voz, una situación que empeora con el uso de medidas de protección como la mascarilla o el mantenimiento de la distancia social.

Este tipo de medidas complican el manejo de la voz. Los estudios indican que al hablar expulsamos partículas de saliva a gran velocidad, algo que aumenta al cantar y al gritar. Los médicos señalan que dentro de los síntomas comunes del coronavirus está la fiebre, la tos seca y la dificultad para respirar, aunque también se ha detectado un grupo de síntomas que se prolongan en el tiempo: la Covid persistente

Una de las consecuencias es la pérdida de la calidad de la voz, la ronquera, el habla seca o entrecortada, el dolor laríngeo y la sensación de rigidez en la garganta. Con todo, los médicos recuerdan la importancia de hacer uso de las medidas de seguridad como la mascarilla y la distancia, que son los métodos más efectivos para evitar los contagios.