Alt Zaragoza incrementa casos positivos de Covid19

Buenas noticias: la segunda ola podría ser menos intensa y contagiosa de lo previsto

La revisión al alza de las cifras en España da una imagen equivocada de la situación según el informe de un científico español

Los datos ofrecidos ayer por el ministerio de Sanidad asustan: 10.800 nuevos casos y 241 muertos en las últimas 24 horas. Ante esta situación y el escenario de caos que se apodera de la capital, el pánico se extiende a la misma velocidad que los contagios. Pero, ¿y si la segunda ola simplemente no existe y en realidad nos acercamos a la inmunidad de grupo?

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Este es un escenario más optimista planteado por el bioquímico José Gefaell Chamochín. Lo hace en un informe que habla más bien de un repunte progresivo y sostenido de contagios, en vez de la explosión que tuvo lugar en el mes de marzo.

Aunque el propio Fernando Simón ya habla abiertamente de una segunda ola, igual que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) que lanzó hace unos días un aviso sobre la segunda oleada de contagios en Europa, según este informe estamos ante una situación mucho más controlada y hablar de segunda ola es cuanto menos exagerado.

Para negar la segunda ola, este científico y exdirector del Instituto de Crédito Oficial, se basa en los datos ofrecidos por el ministerio de Sanidad desde el 18 de septiembre y advierte de que el Gobierno ajusta las cifras al alza desde el mes de enero. Según este informe, si en los primeros meses de años aparecían decenas de casos y ahora aparecen miles.

Esto es porque desde febrero a mayo los casos leves o asintomáticos que afectaron a una mayoría de jóvenes también se dieron, pero no se incluyeron en las cifras. Esto lleva a pensar que en opinión de este autor, la segunda ola en España es sólo aparente. «Debería corregirse muy al alza en el comienzo o muy a la baja ahora», asegura.

Por eso cree que lo que estamos llamando segunda ola es sólo un repunte, y que la imagen que tenemos ahora está condicionada por las revisiones retroactivas. En su opinión, el pico de la epidemia fue el 5 de marzo, fecha en la que el crecimiento de los casos semanales fue de más del 500% respecto a la semana anterior.

Y va un paso más allá: «Tras alcanzar su punto máximo el 5 de marzo, cuando no había medidas de confinamiento, el aumento de casos semanales inició una pronunciada tendencia a la baja». Un aumento que no se habría repetido en las semanas posteriores.

Hacia la inmunidad de grupo

El estudio arroja que la transmisión será sostenida y no explosiva, y una de las razones es la inmunidad de grupo que está avanzando en Europa y en España. Según esta teoría, las regiones de España más afectadas en la primera oleada del coronavirus estarían avanzando hacia la inmunidad de grupo en este segundo repunte.

Por eso cree muy poco probable que en otoño e invierno las regiones con mayor inmunidad de grupo tengan una segunda oleada y una mortalidad tan alta como en marzo. Lo cual no significa que la enfermedad haya desaparecido: «todavía queda un amplio porcentaje susceptible de infectarse».

Según este informe, el número de muertes será permanente pero relativamente bajo y habrá un aumento más notable en diciembre y febrero. No será, en todo caso, muy diferente a las cifras de otras enfermedades infecciosas. En el documento se recuerda que el número de muertos desde el mes de marzo está aumentando pero que aún permanece muy contenido.

Finalmente, se constata que el perfil de los afectados ha cambiado, ya que hasta mayo más del 50% de contagiados eran mayores de 60 años y ahora los casos para este grupo solo suponen el 18% en total. Lo que no cambia en este sentido es la mortalidad: en mayo el 95,3% de los fallecidos eran de esa franja de edad, y ahora son el 94%.