Foto de recursos de un grupo de medicamentos de varios colores

Seguro que lo tienes en casa: el famoso fármaco que tiene más riesgo que AstraZeneca

El rechazo a la vacuna de AstraZeneca se dispara en Madrid pero las autoridades sanitarias mundiales insisten: «Es segura y eficaz»

Javier Coronado abrió una brecha. «¿Qué queremos, un efectito secundario y seguir vivos o irnos para el orto barrio?», sentenció el actor justo después de recibir la primera dosis de la polémica vacuna de AstraZeneca. Preguntado por una reportera de TVE, el célebre y laureado intérprete español señalaba que «está demostrado que AstraZeneca es la vacuna que menos efectos secundarios produce» y añadía: «Está claro que hay que ponérsela. Animo a la gente que venga a vacunarse. Que dejen de andarse con dimes y diretes, con bulos y con rumores. Nos tenemos que fiar de nuestra sanidad, que es una de las mejores del mundo».

Pim, pam, pum, el actor dejó su argumento más que claro. Y lo hizo, por cierto, en un momento de máxima confusión, pues el rechazo a vacunarse con AstraZeneca se ha disparado hasta el 70% en Madrid.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Lo cierto es que sí, que AstraZeneca es una de las vacunas más polémicas. Los casos de trombosis y los efectos secundarios producidos han puesto en duda una vacuna que ahora muchos rechazan. A pesar de ello, las autoridades sanitarias continúan insistiendo en el hecho que se trata de una vacuna segura y eficaz. Si bien es cierto que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) reconoce un vínculo con los trombos, también lo es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) mantiene que «todas las vacunas y medicamentos conllevan riesgo de tener efectos secundarios».

El ibuprofeno, lo tienes en casa y conlleva más riesgo

Según Javier Velasco, farmacéutico, bioquímico y miembro de la subcomisión de Revisión del Uso de los Medicamentos de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC) —citado previamente en la edición digital del diario ‘AS’— existen ciertos fármacos comunes que conllevan más riesgo que la inyección con AstraZeneca.

Por ejemplo, el riesgo de los anticonceptivos es del 0,02%; o lo que es lo mismo, aproximadamente 2 de cada 10.000 mujeres podrían tener trastornos de coagulación. Pero si se va un pasito más allá, también se demuestra que el riesgo es 167 veces superior entre las mujeres que optan por tomar la pastilla anticonceptiva.

Pues lo mismo pasa con un medicamento tan común como Ibuprofeno. El medicamento, uno de los más famosos y utilizados por su efectividad contra el dolor común, también es más peligroso que vacunarse con AstraZeneca. Según ‘AS’, el riesgo por tomar dicho fármaco (o bien otros inflamatorios) puede aumentar en un 80%.

Pese a ello, cabe recalcar una cosa que los efectos secundarios —tanto en el caso de las vacunas, como en el caso de los medicamentos— se producen en una ínfima cantidad de ocasiones. De hecho, si lo extrapolamos, iremos al ejemplo más común cuando se habla de riesgos: los datos demuestran que coger un vuelo es 250 veces más peligroso que padecer trombos como consecuencia de la vacuna.

                                                                             

‘Boom’ del rechazo a AstraZeneca

Más allá de las evidencias médicas, lo cierto es que la vacuna de AstraZeneca preocupa. El viceconsejero madrileño de Salud Pública y Plan Covid-19, Antonio Zapatero, explicó el pasado viernes que «la confusión generada por parte del Ministerio de Sanidad» entorno a la vacuna AstraZeneca ha provocó algo inesperado: el porcentaje de rechazo a vacunarse con estas dosis pasó del 2% al 70%. De las 29.000 citas programadas el pasado jueves, 8 de abril, para vacunarse con AstraZeneca sólo acudieron 10.800 personas.

Datos que evidencian el miedo latente con una vacuna polémica pero que según las organizaciones médicas es «segura y eficaz». Deberemos esperar al devenir de las cosas para comprobar qué acaba ocurriendo con una vacuna que cuenta con amplio (y sorprendente) rechazo en España.