Manos brindando con copas de vino

El gran cambio que ya se plantea en España para Nochevieja por el toque de queda

La Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana propone un alternativa en Nochevieja

Estamos viviendo tiempos excepcionales y nuestras costumbres y hábitos se ven afectados drásticamente. Tras meses inmersos en la crisis del coronavirus y tras las medidas decretadas por el Gobierno desde el inicio de la pandemia, las consecuencias económicas –e incluso psicológicas- para el conjunto de la población son considerables. De esta forma, uno de los sectores más afectados es el de la hostelería.

Las restricciones impuestas por el gobierno central y el toque de queda, que se podría alargar aún unas semanas, hacen que sea prácticamente imposible celebrar la Nochevieja en bares y restaurantes. En el domicilio familiar, la cena de Nochevieja también será muy diferente. Con grupos de seis personas (podemos recurrir a las nuevas tecnologías para que toda la familia esté presente), conviene seguir extremando las precauciones y no bajar la guardia.

En este sentido se ha pronunciado la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana, que propone trasladar la cena de Nochevieja al mediodía para que el impacto económico sea menor. De esta forma, algunas familias podrían celebrar el fin de año en el restaurante cumpliendo con las medidas de seguridad y el toque de queda, que está previsto que se mantenga desde las 6 de la mañana a las 23 horas.

Lo ideal es pasar Nochevieja en casa

No obstante, y a pesar de las peticiones del sector de la hostelería, los expertos siguen insistiendo en que la mejor opción es celebrar la Nochevieja en casa. Así lo aseguraba Elvis García, profesor de epidemias en la Universidad de Oxford, en declaraciones para ‘El Programa de Ana Rosa’.

«Si un año no se puede invitar a los familiares y amigos, tendrá que ser así. Debemos ser conscientes de lo que está en juego. La Navidad es una fiesta especial pero hay una todos los años. Creo que es el momento de hacer tripas corazón y que cada uno sea responsable de sus actos», aseguraba el experto epidemiólogo.

En el mismo sentido se pronunciaba Rafael Bengoa, experto en salud pública y exasesor de la Organización Mundial de la Salud, quien fue más allá y afirmó que, con un confinamiento domiciliario estricto, se podrían «impedir unas 400 muertes al día».

Unas navidades muy diferentes

Lo que está claro es que estas navidades serán muy diferentes a las del año pasado. Este hecho puede suponer un auténtico varapalo para nuestro estado de ánimo, pero el objetivo es asegurar que no se produzcan más contagios y empeore la situación.

Para hacer las navidades más llevaderas, los expertos proponen una serie de pautas, como mentalizarse cuanto antes de que la Navidad quizás no será como nos gustaría, aprender de la resiliencia de los más pequeños, adelantar las compras de Navidad y hacerlas por Internet o utilizar las nuevas tecnologías –mediante aplicaciones de videollamada- para contactar con el resto de familiares.

En cualquier caso, hay que decir adiós a las cenas de empresa multitudinarias, el turismo navideño o la cabalgata, ya que normalizar la situación durante la campaña sería un grave error. «Es un pensamiento mágico muy peligroso porque si se rebajara muchísimo la curva y se llegara, por ejemplo, a 100 casos por 100.000, se daría el peligro, como ocurrió en verano, de normalizar la situación como si el virus ya no circulara», aseguraba la epidemióloga Pilar Serrano Gallardo.

Serrano afirmaba que la Navidad no puede ser un instrumento político para tomar decisiones, ya que en estos momentos es de suma importancia evitar la transmisión comunitaria y frenar la curva de contagios por la Covid-19. «Pensar que esto va a estar controlado en Navidad es un sueño: no acompañan la climatología ni la incertidumbre», declaró Serrano.


Comentarios