Sanitarios trasladando a un paciente con covid

Un hombre sano rechaza la vacuna por temor a un trombo y acaba ingresado en la UCI

El 40% de los holandeses mayores de 60 años rechazan la vacuna por sus posibles efectos secundarios

Uno de los principales peligros que tiene la mediatización de informaciones generadas en torno al dramatismo es la capacidad de alerta que se genera en torno a un tema concreto, y uno de los más rodeados por la polémica este año ha sido el plan de vacunación. La noticia que anunciaba la capacidad del virus a provocar trombosis ha causado el miedo de muchas personas, una de ellas, en los Países Bajos, se negó a someterse al plan de prevención y terminó en la UCI a causa del coronavirus.

La dosis en cuestión provenía de un lote de AstraZeneca y a raíz de este caso, especialistas sanitarios de esta región europea han querido lanzar un comunicado que va acompañado de una radiografía de los pulmones del hombre. «Hoy ingresó en nuestro hospital el primer paciente que se había negado a recibir la vacuna de AstraZeneca tras toda la conmoción en la prensa. Oímos el tremendo pesar en su voz y la desesperación en sus ojos. El virus lo ha atacado y podría haberse evitado» comentaba el documento expedido por los especialistas médicos.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

De hecho el comunicado no pretende concienciar tanto a la ciudadanía como a las autoridades, ya que tienen congelado un lote 80.000 dosis de Janssen a la espera de la certificación expedida por la Agencia Europea del Medicamento. Otra de las peticiones que realiza el colectivo es que se extienda el uso de AstraZeneca a un rango de edad más amplio, ya que por el momento está relegada a menores de 60 años.

Los trombos y su consecuencia en los planes de vacunación

Es la principal amenaza que ha truncado el periodo estimado para inmunizar a la mayoría de la población mundial, el gran golpe de las mediadas de prevención. Además, no se extiende únicamente a la de AstraZeneca, ya que la fabricada por Janssen y distribuida en Estados Unidos cuenta seis casos de pacientes con coagulación sanguínea. Con todo el polvo que se ha generado en torno a la polémica sobre las diferentes vacunas, la ciudadanía continúa generando un mayor escepticismo.

Según remiten algunas encuestas el 42% de los mayores de 60 años siguen sin vacunar en los Países Bajos porque rechazan los posibles efectos secundarios que puedan derivar de las dosis, así lo ha reportado una encuesta lanzada por el I&O.

Los autores de este comunicado son los trabajadores del centro médico Zuyderland, al sur del territorio europeo, en el que se asegura que «el riesgo de daño grave causado por la covid-19 es diez veces mayor para las personas de 40 años y 70 veces mayor para las de 60 años, que el riesgo de daño grave por trombosis»

«Hemos atendido a más de 3.000 pacientes con coronavirus»

Así sentencian los sanitarios mientras que recalcan que la alternativa política es la de abrir cuanto antes todos los elementos vinculados a la economía y que pondrían en peligro la desescalada del patógeno. Por su parte miembros el gobierno de los Países Bajos han determinado que en las próximas semanas se pondrá fin al toque de queda, concretamente después del 28 de abril. 

Ante la posibilidad de una nueva ola de contagios «Los empleados se preguntan legítimamente por qué deben continuar brindando atención sin la protección adecuada, mientras las vacunas esperan en el refrigerador» comentan los colectivos médicos. Una de las advertencias más duras que proclaman los autores del documento es el de usar sin permiso institucional las dosis de AstraZeneca adquiridas. Ya que no entienden como pueden permanecer en la nevera cuando hoy mismo volverán a llegar nuevos casos de covid. En pie de guerra advierten que ya no «cooperarán voluntaria y conscientemente con daños evitables»