Una madre sujeta la mano de su hijo en un hospital

Nueva y grave consecuencia tras pasar el covid: Puede causar ceguera

Un estudio ha demostrado varios casos

Desde el principio de la pandemia, uno de los objetivos de los diferentes investigadores a nivel mundial ha sido seguir intentando identificar los síntomas que presentan los contagiados de covid, pero también detectar las consecuencias que tiene la enfermedad. En este sentido se ha estudiado como el coronavirus deja señales de su presencia en nuestro cuerpo por ejemplo en la piel o en la lengua. Además se sigue estudiando aquello que se ha venido a llamar el 'covid persistente' y que sigue dejando secuelas meses después de haber superado la enfermedad. 

Pero hasta no se había vinculado el coronavirus con algún tipo de lesión vinculada con la vista. Y esto es lo que habrían averiguado un grupo de investigadores y que publicaban sus resultados en la revista 'Radiology'. Estos habrían sometido a exámenes con imágenes por resonancia magnética (IRM) a pacientes con casos graves de covid-19 y habrían detectado anomalías significativas en los ojos de algunos de ellos. Es más, llegan a la conclusión que el coronavirus podría derivar en una ceguera. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

El estudio ha sido realizado en Francia, exactamente entre 129 pacientes. En él, se anima a los médicos a realizar un examen de los ojos a este tipo de pacientes. El objetivo es detectar posibles consecuencias oftalmológicas potencialmente graves causadas por el coronavirus y darles el tratamiento apropiado.

En el artículo publicado este martes 16 de febrero se explica que aunque el SARS-CoV-2 ataca principalmente los pulmones, se le pueden atribuir también anormalidades oculares como conjuntivitis y retinopatías que pueden acabar provocando una pérdida de la visión.

Todavía hay incógnitas sobre que causa esta ceguera

Ha sido la Sociedad Francesa de Neuroradiología la impulsora de este estudio entre pacientes de covid-19 con diagnóstico grave. A todos ellos los sometieron a exámenes de IRM para determinar la naturaleza y la frecuencia de esas anomalías en los ojos.

Realizadas las pruebas, encontraron en nueve de ellos, lo que supone un 7% de la muestra total anormalidades en el globo ocular. Lo que explican los investigadores es que en los exámenes de IRM encontraron uno o más nódulos en el polo posterior del globo. Ocho de esos nueve pacientes habían tenido que ser ingresados en algún momento en la unidad de cuidados intensivos a causa del coronavirus.

En todos ellos se encontraron nódulos en la región macular. Es en esa área del fondo del ojo donde opera la visión central. Además, ocho de ellos tenían esos nódulos en ambos ojos. De momento, los autores del artículo afirman que se desconocen los mecanismos que llevan a la formación de esos nódulos. Precisan, pero, que podría estar causada por la inflamación causada por el virus en esa zona del cuerpo. 

Otro factor que podría ser determinante es la existencia de un drenaje inadecuado de las venas de los ojos. Este problema se ha encontrado en los pacientes que pasan tiempo en la UCI boca abajo o entubados. Siete de los pacientes que mostraron anormalidades oculares en el estudio habían pasado largos períodos en esa posición en la UCI.

Confirman que afecta más a personas con otras patologías

Este estudio recoge, como han hecho otras investigaciones sobre la covid-19, que el coronavirus tiene consecuencias más amplias en las personas que ya tienen otros problemas de salud. De los nueve pacientes en los cuales se hallaron los nódulos oculares, dos padecían diabetes, seis eran obesos y dos tenían hipertensión arterial.

Como decíamos, los autores del mismo creen indicativo que se haga un examen ocular de todos los pacientes con coronavirus grave para detectar los nódulos, incluida la IRM de alta resolución. También se recomienda hacer una fundoscopía, que usa una lupa y una luz para inspeccionar el fondo del ojo, o una tomografía de coherencia óptica, una prueba no invasiva que produce una imagen tridimensional de la estructura del ojo.