El Gobierno reconoce un nuevo problema con el material sanitario para la segunda ola

Un cambio en el contrato retrasa la llegada de material en previsión de un repunte de los contagios en octubre

Sanitarios con material de protección individual en un hospital en España
La remesa de material sanitario extra no ha llegado en el plazo previsto inicialmente | JCCM

Durante la primera ola la falta de material sanitario jugó un papel clave en las elevadas cifras de mortalidad en España, y el empeño del Gobierno ha sido que esto no vuelva a ocurrir. Ahora las existencias de material sanitario están garantizadas, aunque un cambio en el contrato ha provocado un retraso de las reservas de material prevista para el repunte en octubre. 

La previsión del ministerio de Sanidad era que las primeras remesas llegaran en septiembre y ayudaran a hacer frente al repunte de los contagios que se esperaba en el mes de octubre. Sin embargo, el contrato se paralizó en junio porque impedía la participación de la mayoría de empresas del sector, y se volvió a activar en agosto.

Esto llevó a un retraso de casi 20 días más seguido de un proceso de evaluación que aún sigue en marcha. Sanidad reconoce que existe un retraso de dos meses aunque lo justifica por la complejidad del proceso. Aunque Pedro Sánchez anunció la reserva de material el 22 de marzo, la licitación no se publicó hasta el 22 de julio, cuatro meses después.

En aquel momento el ministerio de Sanidad anunció su intención de que una parte importante del material adquirido por un valor de 2.400 millones de euros estuviera disponible antes de finalizar el mes de septiembre.

La clave del retraso es la anulación del megacontrato dos días antes de que finalizase la presentación de ofertas, al detectar la exclusión de gran parte de las empresas de la industria nacional. El temor a que el precio de la transacción acabara en manos de comisionistas e intermediarios llevó a la cancelación.

4.200 millones de unidades

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, explicó que se había hecho una rectificación para incluir a cuatro comunidades autónomas que habían pedido adherirse a última hora, pero anunció también que aprovecharían para cambiar las condiciones e incluir una mayor competitividad y participación. 

Los trámites llevaron a un retraso de 20 días, pero además el Gobierno asegura que el proceso está siendo complejo por la gran cantidad de empresas y ofertas que se han presentado. Según datos de Sanidad, 155 empresas han hecho 475 ofertas para los 11 lotes publicados. 

Por ahora no hay una fecha concreta aunque el Gobierno asegura que el proceso se está a punto de culminar con plenas garantías. Ello debería permitir según los planes la compra de 4.200 millones de unidades de batas quirúrgicas, guantes de nitrilo, gafas de protección, mascarillas quirúrgicas topo II y IIR, mascarillas FFP2 y FFP3, test PCR y kits de extracción.


Comentarios

envía el comentario