El ministro de Sanidad, Salvador Illa, llegando a la entrega de premios el lunes

El Gobierno cambia de rumbo para evitar la polémica foto del lunes

La portavoz del Gobierno admite que el Gobierno tiene que hacer autocrítica y se replanteará su participación en actos públicos

Es la foto de la polémica, de la que todos hablan. En ella se puede ver a cuatro ministros del Gobierno, junto a destacados políticos y empresarios, en una entrega de premios que reunió un centenar de personas en Madrid, el lunes. Y ahí está la polémica. Mientras se endurecen las restricciones en todo el país, en plena segunda oleada de contagios, los ministros acuden a un acto con decenas de personas en un espacio cerrado.

Pero el Gobierno ya ha reaccionado y ante la avalancha de críticas se ha replanteado la participación de sus miembros en actos públicos. «Toca una autorreflexión para limitar su presencia», dijo la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

La portavoz ha recordado que el Gobierno cumple todos los protocolos que están en vigor en la comunidad autónoma, pero ha reconocido que tienen que hacer autocrítica. «Tendremos que tomar nota porque somos conscientes de que somos referentes de la población, y no queremos ser objeto de esa noticia», explicó.

No es para menos. Al salir a la luz las imágenes del evento se levantó una oleada de indignación en toda España porque la gente no puede entender que, cuando se están limitando celebraciones y eventos familiares, los ministros del Gobierno acuden a un acto en un lugar cerrado con un centenar de personas.  

Acudió el ministro de Sanidad

La entrega de premios Los Leones del períodico «El Español» se celebró en el Casino de Madrid con la presencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, la ministra de Defensa, Margarita Robles, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. Junto a ellos estaban también el líder del Partido Popular, Pablo Casado, la de Ciudadanos, Inés Arrumadas, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Por cierto, que en redes sociales muchos españoles han aplaudido que los representantes de Unidas Podemos no hayan acudido al evento. Lo cual no resta un ápice de responsabilidad de los ministros que sí acudieron, y de hecho la indignación aumenta porque en algunas imágenes se ve a los asistentes sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad.

Hay que recordar que en la mayoría de comunidades están prohibidas las reuniones de más de seis personas en lugares públicos y privados y, en algunas, solo se permite entre convivientes. Desde hace tiempo, los expertos y el Gobierno repiten por activa y por pasiva que las reuniones en espacios cerrados son las actividades más peligrosas.

La portavoz del Gobierno ha asegurado que el acto contaba con todas las garantías para cumplir las medidas que rigen en la Comunidad de Madrid, pero «aun siendo legal» ha admitido que desde el Gobierno pueden «entender que haya que cuidar estas cuestiones para que no sean malinterpretadas». Un cambio de rumbo del Gobierno asediado por la polémica.


Comentarios