primer plano de unas manos con guantes de látex manipulando una prueba pcr

Llegan a España los test anales: a quienes están haciendo ya la embarazosa prueba

La prueba consiste en tomar muestras de las heces y es útil para detectar la presencia del coronavirus una vez recibida el alta

La noticia sorprendió a todos hace unos días: China empezó a realizar test anales de detección del coronavirus. Por muy embarazoso que pueda parecer, se trata de pruebas menos invasivas que las nasales o a través de la garganta, y más efectivas. En Galicia, España, ya se están realizando, aunque solo en pacientes más graves.

La prueba se está realizando de un modo experimental en la comunidad gallega y a partir de su funcionamiento se decidirá su extensión o no. La prueba ha provocado las quejas de algunos, pero estudios científicos demuestran su efectividad ya que permite detectar el virus con mayor facilidad en pacientes que han pasado el virus y ya han sido dados de alta.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Gracias a los test rectales se puede asegurar que un paciente hospitalizado durante semanas por Covid-19 recibe el alta sin restos del virus en su organismo, pero además es una forma de confirmar PCR nasales negativas en pacientes sintomáticos.

Los test anales duran menos de cinco minutos y, sobre el papel, son más fiables que una PCR normal. Se calcula que tienen una efectividad del 99% y se pueden realizar sin que la persona se quite la mascarilla, por lo que se evita la expulsión de aerosoles, minimizando el riesgo de contagio. Pero la verdadera clave está en que detecta el coronavirus durante más tiempo, y eso permite aislar a la persona y a sus contactos de forma preventiva.

Se sabe que el coronavirus pasa por vía gastrointestinal y que, por lo tanto, deja trazas en las heces. Por eso, por ejemplo, se han encontrado rastros de coronavirus en las aguas fecales que permiten detectar su presencia en un lugar concreto. Además, los restos de virus en personas contagiadas duran más tiempo en el ano que en las vías respiratorias.

Por eso es más fácil detectar la infección durante más tiempo, si realmente existe. La razón por la que esta prueba está causando sensación en China es que permite controlar al virus con más eficacia con muy pocos test. Un mecanismo muy útil, sobre todo, en momentos de gran movilidad como festividades y celebraciones. 

Cómo se realiza

Lo que resulta embarazoso es la forma de proceder, y esta es la razón por la que ha causado algunas quejas. Para hacer el test rectal se recogen muestras de heces con un hisopo de algodón de unos dos centímetros, empapado en solución salina. El facultativo realiza la prueba en muy poco tiempo, y una vez analizados los restos se determina si el paciente está infectado con una fiabilidad mayor.

Las pruebas rectales sirven sobre todo para comprobar si los contagiados de coronavirus, una vez han recibido el alta, siguen siendo positivos. En este sentido, son más útiles que las PCR porque detectan el virus con más facilidad durante más días. De esta forma se evita que personas que han estado infectadas puedan transmitir el virus después de recibir el alta.

No sirve para cribados masivos

El coronavirus entra en nuestro cuerpo por vía respiratoria y por eso se toman muestras de la mucosa nasofaríngea para detectar su presencia. De ahí pasa a las vías respiratorias bajas y a los pulmones, y acaba esparciéndose por todo el cuerpo hasta llegar al tracto gastrointestinal. Por eso, la puerta de salida del virus son las heces, a través del ano.

Los test nasales y faríngeos son útiles para detectar la presencia del virus en una persona durante los primeros días, pero en cambio no es tan precisa para darles el alta, ya que a medida que pasan los días el virus se hace menos sensible. La prueba anal, en cambio, confirma que una persona no sigue teniendo rastros de coronavirus y puede recibir el alta.

De lo contrario, es posible que una personas que ya se ha curado pueda recibir el alto teniendo aún rastros de coronavirus en el cuerpo, lo cual favorece la propagación de los contagios. Por lo tanto, los test anales no sirven como pruebas de detección de infección activa ni para realizar cribados masivas. De ahí que solo se realice en pacientes muy concretos. En Galicia, donde ya se está llevando a cabo, se utiliza solo en pacientes graves.