Un médico con mascarilla y traje de protección

El fin de la pandemia podría estar más cerca de lo que piensas: 'Es cosa de días'

Un analista de JP Morgan vaticina el final de la pandemia para los meses de marzo y abril

El final de la pandemia global ha sido uno de los temas con los que más se ha conspirado hasta la fecha, desde los vaticinios que apuntaban que no habría tan siquiera un periodo por el que preocuparse, hasta aquellos que no le ponen fin a esta etapa. Según la empresa financiera JP Morgan hay motivos para creer en que la erradicación del patógeno está más cerca de lo que se piensa. 

El descenso del número de contagios a nivel global y los avances derivados de los procesos de vacunación que se están efectuando en diferentes territorios permiten apuntar al mes de abril como un punto de inflexión en todo el mundo. Según asegura el jefe global de estrategia, Marko Kolanovic, la aparición de nuevas variables no debería influir en la lucha contra la enfermedad, que estaría viviendo sus últimos coletazos.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Esta información contrasta con la que han aportado diferentes expertos sobre la temática. Ya que vaticinan que por lo menos hasta 2022 no se reducirá la gravedad por coronavirus, es más, aseguran que el uso de mascarilla podría convertirse en una nueva realidad para la mayoría de ciudadanos. 

e

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El efecto de las nuevas cepas de Covid

«La variante británica no es incompatible con una disminución general de Covid y el fin de la pandemia en el segundo trimestre debido a la vacunación, la inmunidad natural, la estacionalidad y otros factores» comenta Marko para el medio estadounidense 'Barron's'. 

El mandatario asegura que según los datos reportados a nivel global el fin de la pandemia podría tener una fecha atribuida en uno y tres meses. «Si bien el conjunto de datos es todavía pequeño, el análisis estadístico de los datos de vacunación actuales es consistente con una fuerte disminución de la pandemia en 40-70 días» comenta. Una fecha que establecería el punto de inflexión de toda la incidencia entre los meses de marzo y abril.

Si bien este tipo de profecías no se encuentran respaldadas por todos los miembros de las organizaciones médicas internacionales, si es cierto que en base a la mayoría de noticias pesimistas que existen conforme a la pandemia, algún halo de esperanza siempre es enriquecedor. Los datos a los que se refiere el analista señalan a los territorios de Estados Unidos, Reino Unido o Dinamarca. 

Curioso porque los dos primeros han sido azotados de forma muy plausible por la pandemia, hasta el punto que las nuevas cepas podrían sustituir a la mayoría de contagiados en los países anglosajones. «La prevalencia puede ser consistente con una disminución en los casos generales» comenta. Una referencia que atisba el tratamiento del patógeno como si fuera una enfermedad más de baja mortalidad.

Los especialistas sanitarios siguen pidiendo precaución y solidaridad en las medidas

Desde el equipo de JP Morgan se ha analizado el impacto de la vacuna a nivel global para obtener este informe. El documento obtenido resaltan que en promedio, por cada aumento del 10% de las vacunas administradas, los casos de coronavirus han descendido a una tasa de 117 por cada millón de personas.

Aunque es una cifra significativa, todos los focos se sitúan sobre los planes de vacunación que mantienen los países a nivel global, una constante que es obligatoria para acabar con el patógeno. El experto también cuenta con que las medidas restrictivas sigan siendo respetadas y aboga por la responsabilidad ciudadana.

Es por ello que el escenario augurado sería posible con los datos en la mano y esperando que las cosas vayan de forma esperada. El problema es que si algo ha dejado claro la pandemia es que no hay un plan establecido, los hechos que parecían claros han sufrido cambios y sobre todo, el ritmo de vacunación depende de la cuantía de dosis y viales disponibles. Hecho que por el momento sufre cambios y no es matemáticamente exacto.