Dos sanitarias poniendo dosis de vacuna contra el covid en jeringuillas

El fin del coronavirus podría no estar tan cerca: 'Es un mazazo científico'

Los últimos datos no son tan esperanzadores como se creía en un primer momento

El Covid-19 lleva más de un año campando a sus anchas por todo el mundo y son muchos los que se preguntan si se va a marchar y cuándo  y cómo lo hará. Estas son las incógnitas que tienen en vilo a la sociedad, que no puede bajar la guardia ni un solo momento para evitar los contagios. Y es que ya son miles las personas que han fallecido por culpa de esta enfermedad infecciosa en todo el planeta desde su aparición. 

Hace tan solo unas semanas Chris Murray, experto en enfermedades de la Universidad de Washington, bendecía la llegada de las vacunas, lo que para él suponía una gran solución en la lucha contra el Covid-19.

No obstante, la que es una de las voces más autorizadas a nivel mundial respecto a las infecciones y muertes que está causando la pandemia ha cambiado radicalmente su discurso. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Según sus declaraciones, este coronavirus ha llegado para quedarse. Este cambio de parecer en el experto está motivado por los datos que están arrojando las nuevas variantes del Covid-19, especialmente la brasileña y la sudafricana, que debilitan el efecto de la vacuna.  

Phil Dormitzer, uno de los principales científicos de Pfizer, aseguraba el pasado mes de noviembre que el éxito de su vacuna indicaba que el virus era «vulnerable a la inmunización» y habló de «un gran avance para la humanidad». Sin embargo, en enero, reconoció que las nuevas variantes anunciaban «un nuevo capítulo» en la pandemia. El optimismo con el que fueron recibidas las primeras vacunas, ya no es tan unánime. Las cifras de las últimas semanas sobre estas dos variantes lo han desmejorado un poco. 

Chris Murray no ve nada claro que la inmunidad de grupo sea total y que se puede evitar de esta forma la transmisión de la enfermedad totalmente. Y es que aunque se reduzca considerablemente, el virus pasará a ser una endemia, un proceso patológico que se mantiene de forma estacionaria en una población durante periodos prolongados de tiempo.

De esta forma, aunque este experto de la Universidad de Washington considera que las vacunas son efectivas para amortiguar el número de hospitalizaciones, prevé que los contagios y los decesos seguirán sucediéndose en los próximos años. De hecho, con el actual ritmo de propagación, este experto considera que los casos cuadriplicarán a los causados por otras enfermedades como la gripe. El pronóstico actual de su instituto, que se extiende hasta el 1 de junio, prevé 62.000 muertes adicionales en Estados Unidos y 690.000 muertes en todo el mundo por covid-19 para entonces. 

Opiniones similares

Shane Crotty, virólogo del Instituto La Jolla de Inmunología en San Diego, comparte la misma opinión, calificando este cambio en sus previsiones de «latigazo científico». Y es que  en diciembre también veía factible conseguir la «erradicación funcional» del coronavirus, tal y como sucedería con el sarampión. No obstante, considera que la vacunación se mantiene como algo imprescindible por más que «el resultado esperado no sea el mismo».

Lo que está claro es que tanto para uno como para otro el fin de las medidas de precaución no será posible, prediciendo que deberá mantenerse el uso de mascarillas y evitarse los espacios cerrados, especialmente entre las personas de alto riesgo, todavía mucho más tiempo.

No obstante, los expertos no lo dan todo por perdido, también advierten que estas proyecciones podría mejorar. Y es que las nuevas vacunas sí parecen evitar las hospitalizaciones y los fallecimientos, incluso frente a la infección causada por las nuevas variantes. Además, muchas farmacéuticas ya están trabajando en dosis de refuerzo modificando sus vacunas para garantizar un alto nivel de eficacia contra ellas.