Fernando Simón la vuelve a liar y algunos científicos se hartan: ‘Es apabullante’

Una serie de investigadores presentan evidencias científicas de la transmisión aérea del virus que el doctor Simón pone en duda

Fernando Simón en una comparecencia de prensa en el Palacio de la Moncloa
El doctor Simón pone en duda la transmisión generalizada por aerosoles | GTRES

Una de las peores pandemias de la historia de la humanidad, la del Covid-19, es también por ahora una de las que más incertidumbres plantea. Uno de los grandes debates gira en torno a la transmisión aérea del virus, y cada vez hay más evidencias de que las pequeñas gotitas o aerosoles permanecen más tiempo en el aire y se mueven más allá del metro y medio.

Este debate que tiene dividido a la comunidad científica le ha jugado una mala pasada al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ha restado importancia a la transmisión aérea.

Preguntado en rueda de prensa por esta cuestión, el doctor Simón ha dicho: «Sabemos que en situaciones particulares sí, que los aerosoles de gota pequeña pueden permanecer en el ambiente un cierto tiempo. No tenemos hasta ahora evidencia sólida de que haya habido transmisión probada en medios sociales normales, aunque va apareciendo algún estudio».

La opinión de Fernando Simón coincide con la línea mantenida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual ese riesgo solo se ha demostrado en hospitales. Pero hay un nutrido grupo de científicos que dan credibilidad a la hipótesis, y que han estallado contra las declaraciones de Simón al considerar que niega las evidencias.

Uno de los científicos que investiga la transmisión aérea es José Luis Jiménez, investigador de la Universidad de Colorado, en Estados Unidos. En su opinión hay una evidencia «apabullante» de contagios por el aire frente a las gotículas y objetos contaminados. «Lo siento doctor Simón, pero la evidencia de transmisión por aerosoles es apabullante, y es la mayoría de la transmisión», ha dicho.

«De lo que no tenemos evidencia hasta ahora es de la transmisión por gotas en medios sociales», ha concluido de forma tajante.

También han contribuido a la investigación de esta hipótesis los trabajos de José Manuel Bautista, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad Complutense de Madrid. Uno de los más importantes es el que hace referencia a la transmisión por aerosoles en los hospitales de Wuhan, China, extrapolada a los medios sociales normales.

Este es uno de los trabajos que cita el catedrático para demostrar la evidencia de la transmisión por aerosoles. «Y hay 100 artículos más», dice. Según Bautista, «es factible que las pequeñas partículas que contengan el virus se difundan en ambientes cerrados a distancias de más de diez metros del emisor, representando por tanto una forma de transmisión por aerosoles».

Uno de los estudios citados identifica la transmisión aérea como factor de propagación en los autobuses de la provincia de Hunan, en China. El caso más preocupante es el de un cupercontagiador que transmitió la enfermedad a 24 personas en un solo viaje.

Lo cambiaría todo

Fernando Simón sí recomendó en su comparecencia ventilar bien las estancias, un acto de prevención que se ha demostrado que funciona en otros virus como la gripe. Pero asumir la hipótesis de la transmisión aérea supone cambiar las recomendaciones sanitarias más en profundidad y volver a entrar en el debate sobre las mascarillas

Sin ir más lejos, varios expertos advertían hace unas semanas en el The New York Times la importancia de las mascarillas incluso en entornos socialmente distantes, y la necesidad en entornos sanitarios de mascarillas avanzadas que filtren hasta las gotitas más pequeñas. 

Por otro lado, la hipótesis de la transmisión aérea supone minimizar la recirculación del aire y agregar filtros nuevos y más potentes en escuelas, oficinas y residencias. Otro experto, Gorka Orive, tiene clave: «Creo que ya hay evidencias relevantes y suficientes de la transmisión aérea por aerosoles. Cuando antes diagnostiquemos el problema, antes llegará la solución».


Comentarios

envía el comentario