Un camarero sirviendo mesas con la mascarilla

La fecha exacta para la vuelta a la verdadera normalidad

Una investigadora prevé cuándo podremos empezar a tener una vida un poco normal

El optimismo es cada vez mayor ante la pandemia del coronavirus. Cuanto más se acerca la aprobación oficial de la vacuna en la Unión Europea, más crece la ilusión de los ciudadanos por volver a la verdadera normalidad. Pero cabe tener en cuenta que, como bien recuerda la OMS constantemente para que ningún estado baje la guardia, la pandemia sigue viva y la lucha para derrotarla no está ni mucho menos acabando.

El optimismo generalizado conlleva cierta impaciencia por volver a la normalidad real, más allá de la normalidad relativa que vivimos entre confinamientos perimetrales y paseos en mascarilla. Y son muchos los expertos que se avanzan a predecir cuándo podremos disfrutar de esa deseada normalidad definitiva. 

Esta vez ha sido Ester Villalonga Olives, investigadora y profesora en la Facultad de Farmacia de Maryland, en Estados Unidos, quien ha hecho una estimación al respecto. Villalonga cree que «hasta otoño de 2021 no podremos empezar a tener una vida un poco normal». «Aunque aceleremos el proceso de la vacuna, requerirá mucho tiempo conseguir una inmunidad entorno al 70% de la población. En Estados Unidos, las encuestas dicen que el 45% tiene dudas sobre la vacunación. Y, de hecho, este país ya ha destinado 50 millones de dólares para la campaña de educación para que la gente lo haga», ha explicado al 'Periódico de Ibiza'.

Así pues, según la investigadora, la normalidad podría retrasarse por la falta de confianza de la población en la vacuna contra el coronavirus. La inseguridad que dicha vacuna suscita en parte de la sociedad es un hecho que demuestran encuestas de todo el mundo y las autoridades están dispuestas a cambiarlo. Este mismo lunes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunciaba que no creía conveniente obligar a nadie a vacunarse. Son por tanto más partidarios de convencer, como las autoridades sanitarias españolas, según las cuales imponer por norma la vacuna sería incluso contraproducente.
 

La investigadora no dudará en ponerse la vacuna cuando pueda

«Los resultados tendrán que publicarse en revistas científicas y ganarse la confianza de la población una vez todo sea público», opina Ester Villalonga en este sentido, añadiendo que no dudará en ponerse la vacuna cuando sea posible. Así pues, la investigadora confía plenamente en la vacuna como lo hacen las autoridades y una parte de la ciudadanía: «No creo que haya ninguna agencia del medicamento que apruebe algo que no vea claro». «Una vacuna sin vacunación no solucionaría nada», recuerda.

En este sentido, la investigadora, que trabaja en la universidad donde se está probando la vacuna de Moderna, solo ve un problema: «Ver hasta cuándo duran sus efectos, que pueden variar en función de la vacuna, puesto que han utilizado metodologías diferentes y algunas muy avanzadas». «A mí me invitaron a liderar un ensayo clínico con un grupo de voluntarios para analizar los efectos en minorías, población negra e hispana, que tuve que declinar por falta de tiempo, puesto que era un trabajo de dos años que no pude combinar», explicaba Ester al medio citado.

En todo caso, la profesora apunta que «los datos son buenos». Aun así, cree que la vacunación en España se retrasará más de lo que ha anunciado Salvador Illa, ministro de Sanidad, según el cual en enero ya se realizarían las primeras vacunaciones. «Dependerá del suministro, una vez la Agencia Europea del Medicamento (EMA) lo haya aprobado. Yo hablaría más del primer trimestre del año para empezar a vacunar a los primeros grupos, y del primer semestre para una vacunación en masa», apunta la investigadora. 

Según se desprende de la entrevista de Ester Villalonga, en otoño podríamos «ver la luz». Pero habrá que esperar con paciencia y con mucha precaución, respetando siempre las medidas de seguridad para no dar pasos atrás en la lucha contra el virus, en especial en estas fiestas navideñas que ya están al caer y preocupan a los expertos.