Una madre sujeta la mano de su hijo en un hospital

Descubren el factor que marca la diferencia entre tener Covid leve o grave

El receptor NKG2C influye en la intervención del sistema inmune ante cualquier infección

A medida que avanza la lucha internacional contra la pandemia se descubren nuevas informaciones que permiten tratar el coronavirus de una forma más eficiente, o por lo menos aclarar el umbral al que nos enfrentamos. El último descubrimiento responde a una cuestión diferencial, ya que supone conocer la causa de los episodios más graves de Covid en pacientes.

Este factor genético ha sido descubierto por la viróloga Elisabeth Puchhammer-Stöckl en un comunicado de la Universidad de Medicina de Viena, UniMed. De hecho se trata una falta en el sistema inmunitario de un receptor que no tiene el 4% de la población, según un muestreo general en el país europeo, algo que no sustenta la teoría para el resto de territorios.

«Presentan una variación genética específica con mucha más frecuencia que las personas con cursos leves» de Covid apunta la experta sanitaria. Los resultados cotejados por esta delegación del centro académico contaron con la colaboración de médicos del hospital Favoriten, cuyo mandato caía bajo la responsabilidad de Puchhammer-Stöckl. 

es

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

El estudio que ha sido publicado en la revista 'Genetics in Medicine' trata como pilar argumental que las personas con ausencia parcial o total del receptor NKG2C tienden a desarrollar casos de mayor gravedad, que los que sí lo tienen. Esta carencia de genoma se ha encontrado sobre todo en personas infectadas que han sido hospitalizadas por el patógeno.

Una vinculación genética 

«La ausencia del receptor fue especialmente frecuente en los pacientes que tuvieron que ser tratados por Covid en las unidades de cuidados intensivos, independientemente de la edad o el sexo» explica la especialista durante la escritura del documento. 

El artículo se basa en la evidencia científica por la que la gravedad del episodio de coronavirus presentado en cada enfermo influye de forma significativa en cada paciente. Es decir cuanto mayor sea la amalgama protectora con la que cuente el afectado, mayor será su posibilidad de superar la enfermedad sin grandes problemas. Esto se debe a que «la respuesta inmunitaria antiviral por parte de las células asesinas naturales es normalmente un paso importante para combatir la replicación viral durante la fase inicial de la infección» comenta la doctora.

Estas células NK, o 'Natural Killer' en inglés, son realmente un linfocito del sistema inmune que se encarga de proteger al organismo de posibles amenazas o infecciones que puedan perturbarlo. Entre ellos el fundamental al que hace referencia la publicación, el NKG2C, que se comunica con la célula infectada a través de una de sus estructuras específicas, el HLA-E.

El proceso de interacción que se produce durante esta fase conduce a la destrucción de las células infectadas por el virus, pero «cerca del 4% de la población carece naturalmente del receptor activador NKG2C debido a una variación genética, y alrededor del 30% solo posee parcialmente el receptor» comentan en el estudio los investigadores.

Además «las variaciones genéticas en el HLA-E de la célula infectada también se asociaron con la gravedad de la enfermedad, aunque en menor medida» apunta la doctora Puchhammer-Stöckl.

Otros estudios 

Uno de los que más fuerza ha cobrado y sobre el que gira la investigación de la OMS es la influencia animal en la mutación del Covid. El artículo argumenta que las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero durante el último siglo han convertido a China en un lugar de condiciones idóneas para la transmisión de estas enfermedades por murciélagos

Señala también que, el aumento de las temperaturas, una mayor existencia de niveles atmosféricos en el dióxido de carbono, patrones de precipitación irregulares y una mayor incidencia de la radiación solar diseñan un caldo de cultivo idóneo para la aparición de entornos forestales tropicales y bosques caducifolios. Un ecosistema que resulta perfecto para el nacimiento y reproducción de estos mamíferos.