policia nacional

‘Poner un toque de queda a las 12 de la noche no tiene sentido’

Las evidencias en los países donde se ha aplicado plantean dudas sobre la eficiencia real de los confinamientos nocturnos

El plan consensuado ayer por Sanidad y comunidades autónomas no incluye el toque de queda, pero este instrumento es la gran baza del Gobierno y algunas regiones para frenar la oleada de contagios en España. Lo propuso Madrid, Sanidad no lo ve mal, y algunas comunidades ya han mostrado su intención de aplicarlo. Pero, ¿funciona realmente el toque de queda?

Según el planteamiento del toque de queda y lo que ya se está aplicando en algunos países de Europa, se trata de un confinamiento nocturno en el que los ciudadanos no puede salir a la calle durante unas horas concretas excepto por motivos excepcionales entre los que se encuentran las actividades esenciales, o causas de salud y emergencias.

Además, el toque de queda ya se ha aplicado con anterioridad en otras partes del mundo. Con la intención de elaborar una guía de posibles actuaciones que incluye el toque de queda, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) cita un estudio que compara el efecto de diversas medidas en 41 países entre enero y mayo.

La conclusión es que el confinamiento en casa reduce el número de reproducción en un 18%, una cifra reducida en comparación con otras medidas más duras como cerrar negocios de alto riesgo, que lo reduce un 40%. Es más, según el estudio en muchos países podrían haber bajado de 1 la tasa de reproducción incluso prescindiendo del toque de queda.

Los datos de 130 países que han aplicado el toque de queda demuestran su eficacia limitada, aunque se trata de estudios preliminares y acotados a situaciones y contextos diferentes. Los expertos son prudentes a la hora de valorar los datos.

'Suena un poco raro'

Pero el catedrático de Salud Pública, Ildefonso Hernández, tiene claro que «una vez que se han restringido los negocios de más riesgo, sobre todo los de hostelería y alguno más, como los gimnasios, el toque de queda no añade mucha efectividad».

 A pesar de todo, admite que puede aumentar la efectividad del resto de medidas un 15% o un 20%, suficiente como para rebajar la curva de contagios. «Habría que ver en qué medida contribuye esto a la transmisión para saber si es proporcional. Hacer esto sin haber cerrado antes los establecimientos de riesgo suena un poco raro», matiza.

El experto es escéptico con tomar una medida tan restrictiva y se pregunta si no es una reacción a que la gente incumple las medidas. «Lo digo porque a veces estas medidas generales las acaban sufriendo quienes no tienen nada que ver con la cuestión, personas que tienen que trabajar en horarios difíciles».

'Ayudará a proteger a los vulnerables'

Otros expertos coinciden en que el toque de queda se aplica para atajar aquellas actividades que han traído más contagios hasta ahora, sobre todo las reuniones entre jóvenes, la hostelería y el ocio nocturno. Pero, ¿lo avalan los datos?

En una investigación con datos desde mayo, el Instituto de Salud Carlos III muestra que los jóvenes entre 15 y 29 años son la franja de edad con más positivos por Covid con diferencia: 150.000 casos, más del 22% del total. «Se extiende entre los jóvenes, pero al final llega a los mayores, así que esta medida puede contribuir a reducir las cadenas de transmisión y proteger a la población más vulnerable», explica Ignacio Rosell, asesor técnico en la Junta de Castilla y León, una de las comunidades que quieren aplicar el toque de queda.

Según los datos de Sanidad un 31% de los contagios se produce en el ámbito social, un 18% en el familiar y un 13% en el laboral. Dentro del ámbito social se incluyen los locales de ocio y la restauración, aunque las reuniones familiares y entre amigos acumulan la mayoría de casos.

Rosell defiende que no es una medida popular ni agradable pero efectiva porque «se puede controlar bien, no es compleja como el aforo de bares». También defiende que «reduce un momento de especial relajación, que son los horarios nocturnos, especialmente los fines de semana». «Me da la sensación de que puede ser relativamente efectiva», concluye.

'No tiene mucho sentido'

Otro experto, Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, cree que va afectar a los ámbitos en que se estén produciendo más contagios y ve factible que ayuda a rebajar los contagios y mejorar la evolución de la pandemia. Como jefe de Epidemiología y Prevención de Salud Pública en Canarias, no ve razonable que se haga en todo el país, «sobre todo para quienes tenemos una distancia por mar tan grande y unas tasas bastante más bajas».

Una tesis avalada también por Ildefonso Hernández, que no ve lógico aplicar el toque de queda, una medida que tiene como objetivo evitar las reuniones, por igual en grandes ciudades que en zonas rurales y núcleos aislados. Por otro lado, Rosel advierte que el virus no entiende de costumbres, poner un toque de queda a las 12 de la noche no tiene mucho sentido.