Un pez atrapado en un guante de plástico

Expertos encuentran substancias tóxicas en pescado vendido en España

Es lo que desprende un estudio sobre las aguas de varias zonas de nuestro litoral

Nueva alerta sanitaria en España. La contaminación medioambiental es un hecho y, sobre todo, un problema del cual nadie se escapa: ni tierra, ni aire ni agua. ¿Quien no ha visto flotar un trozo de plástico en el mar? Una insignificante botella de agua que estabas bebiendo a las rocas y has lanzado en el mar tarda cientos de años al deshacerse y entra a formar parte del tipo de vertedero de basura en que los humanos hemos convertido los mares y océanos que tanto necesitamos.

Contaminamos el mar, contaminando así los peces que  viven y que después nos comemos. Comemos plástico. Y es tan doliendo, como mal suena. Ahora investigadores catalanes han confirmado que hay plásticos contaminantes al pez de Cataluña y otras partes de España, según avanza 'Lo Caso'. Estas sustancias tóxicas son, evidentemente, un potencial enemigo para la salud de todos quienes consumen pez, que pueden acabar sufriendo graves enfermedades. El cuerpo humano puede tolerar ciertas cantidades de esta sustancia, pero los niveles de contaminación marina están disparados.

La investigación, que han impulsado el Instituto de Diagnóstico Ambiental y de Estudios del agua y el Instituto de Ciencias de Mar de Cataluña, ha consistido a recoger y analizar muestras de peces de la Costa Brava, del Delta del Ebro, de la Costa de Valencia y del litoral de Murcia, informa el medio citado, con la intención de comprobar los niveles de contaminación de la fauna marina en estas zonas, que han resultado ser preocupantes.

Componente tóxico y cancerígeno

Los investigadores han encontrado en sardinas, anchoas y merluza una sustancia de la cual se componen muchos plásticos que, en grandes cantidades, puede resultar incluso cancerígena, además de provocar enfermedades neurológicas y otros problemas de salud en muchos órganos del cuerpo humano, sobre todo al sistema reproductor. Se trata de los plastificantes organofosforados.

La investigación corrobora los motivos por los cuales esta sustancia acaba en el interior de los peces. Según los expertos al frente del estudio, el problema es la alimentación de estas especies que, desgraciadamente, ingieren los microplásticos que acaban en el Mediterráneo.

El plástico se ha colado descaradamente en la cadena alimentaria porque así lo hemos permitido. Ahora, del ecosistema marino, que nos proporciona el oxígeno necesario y el agua que necesitamos, recibimos también números de sufrir cáncer, infertilidad, problemas de metabolismo, enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer o lo Parkinson y un largo etcétera del cual no somos conscientes. Vale más empezar de una vez por todas a cuidar el aire que respiramos y las aguas de las cuales, más tarde, tendremos que comer.

El mar menor, otro ejemplo de contaminación

Solo hace un año que se produjo una de las imágenes más impactantes en nuestras costas. Tres toneladas de peces aparecieran muertos en la orilla de la zona norte del Mar Menor, cercana a la localidad de San Pedro del Pinatar. La de esta zona del litoral murciano es un ejemplo del mal cuidado que se está haciendo de los mares en nuestro país. 

Pese a que el gobierno regional atribuyó el suceso del año pasado a los 60 hectómetros cúbicos de agua y sedimentos que la gota fría ocurrida en septiembre de 2019 depositó sobre el Mar Menor. Sin embargo, las organizaciones medioambientales defienden que «este desastre se debe al vertido constante de nitratos, proveniente de los abonos químicos, que las explotaciones agroindustriales que circundan el Mar Menor vienen haciendo a lo largo de las últimas décadas».

Greenpeace denuncia que siguen «sin darse pasos» en la búsqueda de culpables directos de esta catástrofe medioambiental. Además se muestra realmente preocupada por la falta de soluciones al estado actual y lucha porque se juzgue el suceso en los tribunales como «ecocidio».


Comentarios