Camarero trabajando protegido con una pantalla de plástico de protección

Los expertos confirman los riesgos de las pantallas de plástico frente al Covid

Una simulación con el supercomputador más rápido del mundo demuestra que este utensilio no consigue frenar las gotitas más pequeñas

Desde la llegada del Coronavirus los diferentes equipamientos de protección individual han sido objeto de debate, abriendo en algunos casos como la mascarilla la duda sobre su verdadera eficacia. Una simulación con una extraordinaria precisión confirma que las pantallas faciales de plástico no protegen del Coronavirus. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Según la simulación del supercomputador Fugaku de Japón, el más rápido del mundo, las pantallas faciales son prácticamente ineficaces para atrapar aerosoles respiratorios. Esto pone en duda su utilización para prevenir los contagios de Covid-19.

El estudio dirigido por el Centro de Ciencia Computacional del instituto de investigación Riken concluye a través de la simulación informática que casi el 100% de las gotas aéreas con un tamaño menor a 5 micrómetros, se escapan a través de las viseras de plástico que ahora se utilizan como pantallas para prevenir los contagios.

Por eso, según ha declarado el director del estudio Makoto Tsubokura en el diario The Guardian, «a juzgar por los resultados de la simulación, lamentablemente la eficacia de los protectores faciales para evitar que las gotitas se propaguen por la boca de una persona infectada es limitada en comparación de con las máscaras». 

Esta es la conclusión a la que han llegado después de observar la simulación en la que se reprodujo un flujo de aire de la respiración y de miles de gotitas de diferentes tamaños que resultan expulsadas durante este proceso.

En la simulación se vio que las pantallas apenas pueden frenar la llegada a la cara de la persona de las gotitas de menos de 20 micrómetros. Sin embargo, Tsukobura admitió que la pantalla sí es eficaz para frenar las gotitas más grandes de 50 micrómetros. Esto tiene importantes implicaciones sobre la eficacia de la pantalla.

Según el investigador japonés, aquellas personas para las que no se recomienda el uso de mascarillas al padecer algún tipo de afección respiratoria, pueden utilizar las pantallas faciales sólo al aire libre y en ambientes interiores que tengan una buena ventilación. Sin embargo, en espacios cerrados la pantalla no les libra del contagio del Covid-19.

Simulación con mascarillas

El mismo supercomputador ya demostró hace un mes que las mascarilla desechables contienen mejor las gotas emitidas al toser que las fabricadas con tejidos como algodón y poliéster, por su capacidad de bloquear las gotas respiratorias que pueden contener el virus.

En aquella simulación se vio que las mascarillas de tela no tejida bloquean casi todas las gotas expulsadas al toser, mientras que todos los tipos de mascarilla retienen al menos el 80% de aerosoles. Entonces el investigador japonés aclaró que el estudio no debe ser un pretexto para no usar mascarilla ya que lo peor es no llevarla.

Además de realizar simulaciones de alta precisión muy útiles para evaluar la eficacia de este tipo de utensilios, el supercomputador Fugaku está sirviendo para la exploración de nuevos medicamentos contra el Covid-10 y la simulación de las proteínas del virus.