Personal sanitario entrando una camilla en un hospital para el coronavirus

Un experto español: 'Llega la tercera ola y será un tsunami'

Teme la relajación que pueda haber en las próximas semanas

España sigue encaminándose a las próximas fiestas de Navidad y encara el puente de diciembre con una mejora general de todos los indicadores de la pandemia. La tendencia en número de contagios, y por tanto, en la incidencia acumulada sigue descendiendo ya con la media nacional por debajo de los 300 casos por cada 100.000 habitantes y con ninguna comunidad por encima de 400 cientos. 

Esto lleva a que muchos territorios empiecen ya una desescalada, aunque siempre con cierta cautela, pues no quieren que los próximos festivos puedan desencadenar la tan temida tercera ola. A la espera de lo que pueda pasar, ya hay algún experto que vaticina que esta podría golpear todavía con más fuerza que esta segunda. Y todo por el hecho que la flexibilización de medidas pueda llevarnos a un exceso de relajación. Temor que hace que incluso algunas como Aragón ya hablen de una cuarta ola en enero, como admitía su director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo. 

Es el caso del físico e investigador de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, Alex Arenas que analizaba los datos epidemiológicos en Cataluña de los últimos días como un ejemplo de lo que puede pasar en las próximas semanas. Su preocupación es que viendo la evolución actual lo que se produzca sea un auténtico «tsunami». 

«Como veis no será una oleada, será un tsunami», es lo que indicaba en sus redes con un claro tono de preocupación. Y es que el experto lanzaba esta advertencia adjuntando una imagen sobre las proyecciones hechas a partir de los modelos matemáticos utilizados para predecir escenarios de futuro teniendo en cuenta varios parámetros. 

El físico español también explicaba como manteniendo la situación actual Cataluña se vería abocada a una tercera ola antes de lo previsto, hecho aplicable también en el resto de España. «Manteniendo la capacidad de testeo y rastreo actual, sin cambiar de fase, y asumiendo que no se cerrarán servicios otra vez en enero -escenario optimista-, la proyección de los modelos nos presentan la tercera oleada», argumentaba Arenas. 

Y viendo los datos de la comunidad catalana de los últimos días seguía insistiendo que todo puede llevar a un empeoramiento más rápido de lo esperado. «No llegamos a fase 2, directos hacia el tsunami», explicaba haciendo referencia a la desescalada que tiene preparada la Generalitat.   

Según su parecer, es insostenible el repunte que ha habido del repunte de la velocidad de transmisión, la Rt, en los últimos días. Por este motivo instaba al gobierno catalán a actuar de forma inmediata: «O restringimos más la movilidad ahora: adiós al puente, o muy probablemente se tendrá que cancelar cualquier reunión de Navidad».

Cataluña echa el freno a su desescalada

Y finalmente parece que los datos le han dado la razón a Arenas. Este jueves, la velocidad de propagación en Cataluña, la Rt, se encuentra ya ha llegado a 0,92, subiendo tres centésimas que los 0,89 que se registraba ayer.

Este dato es un punto clave para la desescalada en Cataluña. Y es que se ha superado el umbral que había marcado la Generalitat para pasar al tramo dos, con un 0,9. Así, a partir del lunes se frenan la relajación de algunas medidas como abrir bares y restaurantes hasta el 50% y pasar de un cierre por municipios el fin de semana a uno por comarcas. 

Y es que la mayoría de datos sigue con su mala evolución esta semana. El riesgo de rebrote también sigue subiendo y se sitúa en 217, siete puntos más. Además, la incidencia a 14 días se estanca y solo baja un punto, situándose ahora en 255,72 (el miércoles era de 256,84). 1.614 nuevos casos confirmados por PCR o test de antígenos siguen siendo muchos más de la cifra de 1.000 que se esperaba tener esta semana.