Plano medio de chica con gorro y abrigo tapándose la boca con las manos

Algo va a cambiar en nuestra vida cotidiana a partir de ahora: ‘Ya no lo haremos más’

La doctora McLean asegura que las personas no irán a trabajar al más mínimo síntoma de resfriado

La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestras vidas, pero también nuestra forma de pensar y de comportarnos. Entre otras cosas, hemos adquirido un mayor sentido de la responsabilidad y hemos aprendido que nuestras actitudes pueden afectar a la salud de las personas de nuestro entorno, para bien o para mal.

La profesora Dame Angela McLean, una de las científicas más influyentes en el Reino Unido, ha advertido que las vacunas no serán suficientes para volver a la vida normal y hará falta una actitud más responsable en la vida cotidiana de los ciudadanos.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Una responsabilidad que empieza por quedarse en casa ante la aparición de síntomas compatibles con el Covid-19. Y esto condiciona, también, el ir al trabajo, porque según esta experta las personas no irán más al trabajo cuando estén resfriadas. En su opinión, a partir de ahora, hacerlo será «socialmente inaceptable»

De hecho, sugiere que podría incluso estar prohibido por el Gobierno. «Si las personas están contagiadas, las vacunas por sí solas no serán suficientes para una vuelta completa a nuestra antigua forma de comportarnos», asegura McLean, «creo que es casi imposible que volvamos completamente a la forma de comportarnos anterior a 2020». 

La bióloga cree que los principales cambios se producirán en la vida cotidiana, y esto afecta al ámbito laboral: «Hay cosas que hacíamos que supongo que no haremos nunca más, y sospecho que no iremos más al trabajo cuando tengamos un virus respiratorio». McLean vaticina que «será socialmente inaceptable ir al trabajo con un resfriado».

No salir de casa con síntomas

Durante la pandemia, las relaciones laborales también sufrieron una transformación con la implantación del teletrabajo, una modalidad que tanto en el Reino Unido como en España ha sido regulada por la ley. La profesora McLean cree que a partir de ahora, al mínimo síntoma de resfriado no iremos a trabajar, pero no cree que haga falta una ley para eso: «Es mucho más simple y más efectivo el rechazo social a ir a trabajar resfriado».

Según explica, «hay algunas enfermedades que simplemente te impiden ir a trabajar ese día, así que si sientes malestar en el estómago o algo parecido, sencillamente no debes hacerlo». Su mensaje es claro: «No queremos que la gente salga de su casa si saben que tienen Covid, ya que esto marca una gran diferencia en la transmisión».

A diferencia de España, en el Reino Unido las autoridades decidieron aplicar un confinamiento total para reducir la incidencia de la tercera ola. Allí, el teletrabajo ha sido esencial para minimizar los efectos de un nuevo cierre que se añade a los daños económicos causados por un año de restricciones y confinamientos.

El Gobierno británico ha anunciado que los trabajadores deberán seguir desempeñando sus funciones desde casa, incluso cuando se levanten las restricciones. El primer ministro, Boris Johnson, se ha negado a concretar cuándo los trabajadores podrán volver a las oficinas una vez que se levanten las medidas, el 22 de febrero.

Más días de baja por resfriado

Pero en paralelo a la prohibición, el Gobierno y los expertos tratan de concienciar a la gente para cambiar sus hábitos. El mensaje «trabaja desde casa si puedes hacerlo» lleva semanas recorriendo todo el país, y las autoridades quieren seguir explotándolo en un futuro. Muchas empresas están avanzando en la aplicación del teletrabajo, y en algunos casos han cerrado sus oficinas definitivamente en lo que queda de año.

Las razones epidemiológicas, como la de la doctora McLean, chocan con la visión de algunos que animan a volver a la normalidad cuanto antes. El antiguo líder del partido conservador, Iain Duncan Smith, fue tajante: «Necesitamos que la gente vuelva a sus trabajos lo más pronto posible». 

En todo caso, la idea de que a partir de ahora nos quedemos en casa ante la aparición de síntomas respiratorios no es nueva. En noviembre del año pasado, el propio ministro de Sanidad británico sugirió que a partir de ahora, los empleados tendrán que coger más días de baja cuando tengan gripe o resfriado, o cualquier síntoma compatible con Covid-19.