Sanitario vacunando en el brazo a una persona

Europa permite la vacuna Janssen pero avisa de efectos secundarios

España tiene pendientes de administrar 150.000 dosis

Han sido algunos días de incertidumbre sobre lo que podía pasar sobre la vacuna de Janssen en Europa, pero esta ya ha llegado a su fin. Finalmente la  Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) ha emitido su informe sobre la vacuna americana, tras las sospechas surgidas la semana pasada sobre que podría causar trombos a las personas que la recibían. 

Concretamente, ha sido su comité de seguridad (PRAC por sus siglas en inglés) el que ha dado luz verde al uso de esta vacuna, la primera de una dosis que se pondrá en la UE y por tanto en España, aunque es cierto que con una advertencia. Y es que la conclusión a la que ha llegado, en una postura similar a lo que determinó con la vacuna de AstraZeneca, es que existe un «posible vínculo» entre esta vacuna y la posible aparición de trombos. Hay que recordar que fue Estados Unidos la que paralizó primero su uso al detectar seis casos de trombos y que luego la propia farmacéutica pidió esperar hasta el dictamen de la EMA.

El PRAC ha vuelto a destacar que aunque se puedan producir algunos casos de trombos, estos son muy minoritarios y que por tanto es mucho mayor el beneficio que aportará el uso de esta vacuna que sus inconvenientes. Han recordado la importancia de seguir ampliando el proceso de vacunación en todo el continente europeo. 

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Aunque aprueba su uso, ha pedido que se alerte sobre que esta vacuna puede causar trombos. «Se debe agregar una advertencia sobre coágulos sanguíneos inusuales con plaquetas bajas en sangre a la información del producto para la vacuna», afirmaban en un comunicado el organismo europeo regulador de medicamentos. Además añaden que «estos eventos deberían incluirse como efectos secundarios muy excepcionales de la vacuna». 

Han explicado también que de momento no se puede determinar si existe un factor de riesgo concreto que pueda prevenir la aparición de trombos. «Todos los casos ocurrieron en personas menores de 60 años dentro de las tres semanas posteriores a la vacunación, la mayoría en mujeres. Según la evidencia actualmente disponible, no se han confirmado factores de riesgo específicos». Y como decíamos, entre las conclusiones a las que han llegado es que «los casos revisados fueron muy similares a los casos que ocurrieron con la vacuna COVID-19 desarrollada por AstraZeneca».