Imagen vacuna coronavirus

Una nueva evidencia demuestra que la vacuna que ha comprado España funciona

Un estudio independiente confirma que la vacuna de Oxford y AstraZeneca penetra correctamente en las células causando la respuerta inmune

España recibió hace unos días la autorización de la Unión Europea para comprar 31,5 millones de dosis de la vacuna que desarrollan AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Las primeras podrían llegar en diciembre, pero muchos españoles siguen teniendo sus dudas sobre si será una vacuna segura y eficaz. 

Una investigación de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, confirma que la vacuna de Oxford y AstraZeneca contra el coronavirus funciona perfectamente al ser introducida en las células humanas, lo cual le permite generar una fuerte respuesta inmune.

Se trata de un estudio aplaudido en todo el mundo como «maravilloso ejemplo» de colaboración entre expertos de diferentes disciplinas. Su objetivo era culminar un estudio independiente con resultados objetivos para comprobar si la inoculación del fármaco es la correcta y, por lo tanto, si resulta efectiva a la hora de desarrollar la inmunidad.

Por su lado, el doctor de la Facultad de Medicina Celular y Molecular de Bristol, David Matthews, asegura que «hasta ahora, la tecnología no ha podido brindar respuestas con tanta claridad, pero ahora sabemos que la vacuna está haciendo todo lo que esperábamos y eso es solo una buena noticia en nuestra lucha contra la enfermedad».

Subraya que «este es un estudio importante porque podemos confirmar que las instrucciones genéticas que sustentan esta vacuna se siguen correctamente cuando entran en una célula humana». Además, el científico ha asegurado con rotundidad que la vacuna de Oxford «se está desarrollando lo más rápido posible de manera segura».

La profesora de la Universidad de Oxford y directora del ensayo de la vacuna, Sarah Gilbert, explica que el estudio «es un ejemplo maravilloso de colaboración multidisciplinaria que utiliza nueva tecnología para examinar correctamente lo que hace la vacuna cuando entra en una célula humana».

Hay que recordar que la vacuna de Oxford está basada en un adenovirus, un microorganismo capaz de infectar tanto a humanos como animales, y que su propuesta es inyectar un virus que no sea capaz de replicarse en nuestro cuerpo pero que provoque una respuesta inmunitaria.

El estudio de la Universidad de Bristol «confirma que se producen grandes cantidades de proteína de pico de coronavirus con gran precisión y esto explica en gran medida el éxito de la vacuna para introducir un fuerte respuesta inmunitaria», explica la científica.

Se reanudan los ensayos

La buena noticia de que la vacuna de Oxford funciona llega algunos días después de una mala noticia, la muerte de uno de los voluntarios que participaba en la fase 3 de los ensayos. Las primeras informaciones hicieron presagiar peor, aunque después varios medios de comunicación confirmaron que no había recibido la dosis de la vacuna sino un placebo.

Esclarecido el origen de la muerte del voluntario, que nada tiene que ver con la vacuna, los ensayos se han reanudado en Estados Unidos después de la autorización obtenido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).