Un agente de la Guardia Civil siendo vacunado

Los españoles que se quedarán sin vacuna y sin 'privilegios' en verano

El Gobierno sigue adelante con su plan de vacunación y ya detalla nuevas fases

El Gobierno sigue insistiendo en su plan inicial de vacunación a pesar de que, al ritmo actual, los expertos ya vaticinan que será imposible alcanzar los objetivos marcados. Hay que recordar que, según Sanidad, la idea es que a finales del próximo verano el 70% de la población esté vacunada, un porcentaje que a día de hoy parece muy difícil de alcanzar.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio, actualmente el 9,64% de la población española ha recibido al menos una dosis de las distintas vacunas contra el Covid-19, unos 4,5 millones de personas. De todos ellos, solo 2,5 millones han recibido las dos dosis, por lo que se puede considerar que ya están totalmente inmunizadas.

En su mayoría, las personas vacunadas son personas mayores de las residencias de ancianos, el personal de estos centros, médicos y personal sanitario general, profesores, policías, bomberos y demás personal considerado 'esencial'.

España ha inoculado poco más de 7 millones de dosis en tres meses, lo que significa que para alcanzar el 70% de población vacunada en verano debería de administrar 30 millones más en los próximos tres meses, y teniendo en cuenta que los laboratorios no dejan de reducir las expectativas de cantidad de dosis que harán llegar a Europa, la situación se complica todavía más.

Pero esta semana llegarán más vacunas y se prevé que durante abril se triplique el número de dosis disponibles, lo que debería aumentar la velocidad de vacunación. De hecho, algunas comunidades ya han avanzado que empezarán a vacunar esta misma semana o la siguiente a la población general de entre 60 y 65 años, después de ampliar la franja de edad para recibir la vacuna de AstraZeneca. A partir de ahí, las intenciones de Sanidad y de las comunidades es guiarse por el criterio de la edad e ir bajando los umbrales a medida que se vaya vacunando a los de más edad.

Ante esto, los principales expertos están tratando de analizar qué camino es el más adecuado para controlar la pandemia si no se puede alcanzar la inmunidad de rebaño con el 70% de población vacunada. 

Los mayores de 40 años, vacunados en verano

Francesc Pujol, reputado economista, ha explicado en su cuenta de Twitter que, con los datos disponibles, España puede marcarse un nuevo objetivo que sí sería posible cumplir: Tener al 100% de la población mayor de 40 años vacunada en verano. 

Entre abril y junio está prevista la llegada de dosis que puedan vacunar a 26,6 millones de personas, teniendo en cuenta que Janssen, la última vacuna aprobada por la EMA, es monodosis y hará que aumente considerablemente el ritmo de vacunación. Sumado al aumento de producción, especialmente de Pfizer, podrían darse las circunstancias para alcanzar este objetivo. 

¿Qué significa esto? Que al inicio del verano, todos los mayores de 40 años puedan estar vacunados, y por lo tanto, el impacto del coronavirus en las hospitalizaciones, las UCI y las muertes se vea enormemente reducido. 

Según los cálculos de Pujol, aun manteniendo un ritmo de contagios similar al actual, en julio los fallecidos serían un 99,6% menos que los que hay ahora mismo, los pacientes en la UCI se reducirían en un 95% y las hospitalizaciones en un 90,4%. 

Sus cálculos vienen amparados también por lo que se está viendo en otros países, como Israel, donde el proceso de vacunación está mucho más avanzando. Allí se han visto repuntes en el número de contagios después de la vacunación, pero los casos graves y las muertes han bajado drásticamente.

En el Reino Unido, por ejemplo, se ha optado por una estrategia distinta: vacunar al máximo número de gente posible con una dosis y retrasar la segunda. De esta forma, el país ya ha vacunado al 50% de toda su población adulta, y los datos hablan por sí solos: Ayer domingo se diagnosticaron 3.862 nuevos positivos, y 'solamente' se registraron 19 fallecidos. 

Comparado con los 590 fallecidos que se notificaron en España el viernes o los 131 de Francia en el día de ayer, la situación es mucho mejor. Y ese es precisamente el escenario que se busca para España en el mes de julio, incluso aunque no se haya logrado vacunar al 70% de toda su población.

Qué significará esto para las restricciones

La pregunta que muchos se hacen es, si esta situación se cumple, ¿qué privilegios tendrán las personas vacunadas? ¿Afectará eso a las restricciones de toda la población? Lo que está claro es que muchas restricciones van a tener que seguir imponiéndose para proteger a los menores de 40 años.

Que sean un grupo de población de menor riesgo ante el Covid-19 no significa que no haya peligro de enfermar gravemente e incluso morir. Además, las personas más jóvenes podrían convertirse en un reservorio del virus donde mutar y que aparezcan nuevas variantes que, quien sabe, pudieran saltarse la respuesta inmunológica de las vacunas, lo que echaría al traste todo el trabajo realizado.

Por esa razón, lo más probable es que, si se cumple el objetivo, en verano se puedan reducir las restricciones más duras, como el toque de queda, los cierres perimetrales o las prohibiciones de las reuniones sociales, como ya pasó el verano pasado, pero se mantendrán las medidas más básicas, especialmente las que afecten a los controles de aforo, la ventilación, las medidas higiénicas y el uso de mascarilla