Carolina Darias en rueda de prensa el 28 de enero del 2021

España podría retomar la vacunación con AstraZeneca antes de lo previsto

Sanidad es partidaria de administrar la segunda dosis según lo que diga hoy la Agencia Europea del Medicamento (EMA)

La interrupción de la vacunación con la vacuna de AstraZeneca por la aparición de casos de trombosis dejó en el aire la administración de la segunda dosis para un millón de españoles. Sanidad ha tomado una decisión: pondrá la vacuna a los que ya han recibido la primera dosis, excepto que hayan mostrado una reacción alérgica. 

Así lo ha decidido el Consejo Interterritorial de Salud, a pesar de la preocupación que existe entre la población por los efectos adversos del fármaco. Además, el Gobierno propondrá hoy retomar la vacunación de AstraZeneca si la Agencia Europea del Medicamento (EMA) emite una conclusión favorable sobre la investigación en marcha.

La agencia está evaluando una posible vinculación entre el fármaco y los casos de trombos graves que ha afectado a varias personas, en algunos casos con resultado de muerte. La última, una profesora española de 43 años que fue dos veces al médico y acabó con un derrame cerebral que le provocó la muerte.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La clave está ahora en dilucidar si se trata de casos aislados o si la vacuna interviene en algún tipo de complicaciones. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, no quiso ayer dar más pistas al respecto, pero sí se mostró favorable a seguir la recomendación de la agencia europea y no prolongar la suspensión cautelar.

Esto significa que España podría volver a administrar la vacuna de AstraZeneca antes de lo previsto, si la agencia europea acaba dando el visto bueno. Y esto, a pesar del recelo que genera después del fallecimiento de la profesora. Sus compañeros reconocieron que tienen miedo a ponerse la segunda dosis después de lo sucedido.

Desde que España suspendió la vacunación con AstraZeneca, Sanidad trató de dar una respuesta al millón de españoles que se pusieron la primera dosis y que están a la espera de recibir la segunda. En una primera valoración, pidió prudencia y recordó que hay un margen de entre diez días y doce semanas para recibir la segunda dosis.

Tiempo suficiente para que las autoridades sanitarias europeas decidan si la vacuna es segura o no. Más allá de eso, Sanidad sigue el planteamiento de la EMA y cree que hay que priorizar la vacunación. Por eso, el Gobierno español es partidario de volver a retomar la administración de las dosis de AstraZeneca, con algunas excepciones.

Quién estaría exento de la segunda dosis

Las personas que sufrieron una reacción alérgica después de recibir la primera dosis se librarían de ponerse la segunda dosis. Además, Sanidad establece que «si una persona ha iniciado la vacunación con una vacuna que ya no estuviera disponible en el lugar de vacunación durante un plazo adecuado, o si no se conoce qué producto concreto se ha usado en la primera dosis, se considera razonable completar la vacunación con el producto disponible en el punto de vacunación en ese momento, especialmente si es probable que la persona pueda exponerse a un alto riesgo de infección, o si es probable que se pueda volver a captar para otra ocasión».

Sanidad también tiene en cuenta que la vacuna de AstraZeneca está basada en la proteína S del coronavirus, y por lo tanto, «es muy probable que la segunda dosis refuerce la respuesta de la primera». Las personas que recibieron la primera dosis ya están protegidos, pero en un porcentaje más bajo que los que han recibido la inmunización completa.

Prioridad, avanzar la vacunación

La Agencia Europea del Medicamento está evaluando la seguridad de la vacuna de Oxford. En un análisis de este tipo, lo que se hace es evaluar los riesgos y los beneficios de la vacuna, y decidir que es lo que predomina.

Primero, habrá que establecer si los efectos adversos graves de la vacuna afectan a un número significativo de personas, o si son resultado de la casualidad. Esto se hace comparando el número de casos de trombosis entre los vacunados, y comparándolo con los casos de trombosis que se esperarían en la población en general.

Una vez determinado el riesgo, se pone en comparación de los beneficios. La agencia tiene que establecer qué riesgo entraña la administración de la vacuna de Oxford, y qué riesgo entraña interrumpir su administración. Es decir, cuántas personas se podrían ver afectadas por los efectos adversos, y qué consecuencias tendría dejar de poner la vacuna para la saturación de los hospitales y en número de fallecidos por coronavirus.

A falta de que la agencia del medicamento emita sus conclusiones, el planteamiento inicial es que los casos de trombosis son muy reducidos en comparación con los 17 millones de personas que han recibido la vacuna de Oxford y AstraZeneca, y en comparación con los casos que cabría esperar en la población en general.

Y más allá de eso, la agencia europea, en la línea de lo que piensa también la Organización Mundial de la Salud (OMS), cree que interrumpir la vacunación podría causar daños a medio y corto plazo mucho más grandes que los efectos secundarios. La prioridad es retomar la vacunación cuanto antes, limitando al máximo los riesgos de efectos adversos.