España alarga el cierre de sus fronteras por la pandemia

Interior prorroga la prohibición de viajar a España desde terceros países y asociados Schengen debido a la crisis sanitarias

Agentes de Policía Nacional en una de las zonas de control del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez
España mantiene el cierre de fronteras debido a la crisis sanitaria | AFP

La crisis sanitaria del Coronavirus ha llevado al Gobierno a ampliar hasta el 30 de septiembre las restricciones de viajes no esenciales de ciudadanos de terceros países de fuera de la Unión Europea o del espacio Schengen. Se trata de una prórroga de la orden de restricción temporal de viajes no imprescindibles aprobada en julio. 

A pesar de la finalización del estado de alarma, el Gobierno mantuvo las restricciones sobre los viajes desde terceros países y países asociados Schengen. Ahora estos criterios permanecen vigentes hasta las 24 horas del último día de este mes.  

La prohibición sigue las recomendaciones de la Comisión Europea de un levantamiento gradual de las restricciones en materia de fronteras. En esta línea, el ministerio del Interior ha dictado una orden publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para extender la restricción temporal de viajes no imprescindibles desde países de la Unión Europea hasta fin de mes. 

Según esta orden, los únicos nacionales de terceros países de la Unión Europea que podrán viajar a España son los residentes que se dirijan a su lugar de residencia, los que tengan un visado de larga duración expedido por un estado miembro, y los trabajadores transfronterizos.

Países exentos

Están autorizados a desplazarse los profesionales sanitarios o de cuidado de mayores que regresen para realizar su labor, así como el personal de transporte de mercancías, militar, diplomático o consular, de organizaciones humanitarias, y en general personas que acrediten causas de fuerza mayor o situación de necesidad.  

Se permitirá la entrada a personas registradas como residentes que se dirijan directamente a su lugar de residencia en otro estado miembro, o al cónyuge de ciudadanos español o pareja que mantenga una unión análoga a la conyugal inscrita en un registro público y aquellos ascendientes y descendientes que vivan a su cargo, siempre que viajen para reunirse con éste. 

Todos los supuestos anteriores no se consideran válidos en la frontera terrestre con Andorra ni en el puesto de control de personas con el territorio de Gibraltar. Además, los países cuyos residentes no se ven afectados por esta orden son Australia, Canadá, Georgia, Japón, Nueva Zelanda, Ruanda, Corea del Sur, Tailandia, Uruguay y China.

La orden publicada este lunes en el BOE establece también el cierre de los puestos terrestres habilitados para la entrada y salida de España a través de las ciudades de Ceuta y Melilla, hasta que finalice la prórroga de la prohibición el último día de septiembre.


Comentarios

envía el comentario