España no tendrá la vacuna el diciembre de 2020: qué va a pasar ahora

El prototipo británico que iba a comprar el Gobierno de Pedro Sánchez ha retrasado el proceso de creación durante un mínimo de 15 días

Una muestra de la vacuna contra el coronavirus de la compañía Moderna
España no tendrá la vacuna el diciembre de 2020: qué va a pasar ahora | Cedida

La vacuna británica de AstraZeneca es la que el Gobierno de Pedro Sánchez tenía previsto traer a España y de hecho, son los plazos de este método contra el coronavirus los que ha utilizado el presidente para mantener la esperanza en la población española. 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, había dicho que obtendrían por lo menos tres millones de dosis de esta vacuna y de esta forma se diluiría una nueva expansión de brotes y contagios. 

Sin embargo, el parón de la vacuna británica, que está previsto que dure entre 15 días y un mes, ha supuesto un duro bache para la ciudadanía española, que ahora tendrá que buscar otras opciones. 

«España adquirirá vacunas dentro de la compra centralizada de la UE. En todo caso, no es la única vacuna que ha comprado (o va a comprar) Europa», han manifestado desde el gabinete de Sanidad. Aunque destacan que «habrá que esperar a los siguientes pasos de AstraZeneca». 

Aprovechando este suceso que muestra que hay que ser muy prudente, Amós García Rojas, el presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), ha expresado que «este suceso demuestra que las medidas de seguridad son extremadamente finas y es un punto positivo, no se va a dar luz verde a algo que compromete la salud de las personas».

«No veo que sea nada extraordinario, pero como en estos momentos estamos pendientes de estos resultados, porque se ha puesto la esperanza en una vacuna para terminar con este coronavirus, pues hay cierta alarma, pero en el mundo investigador es normal», ha explicado el director de Derecho Sanitario Asesores, Fernando Abellán. 

Aunque no ha podido acertar con el tiempo que durara este parón. «En circunstancias normales, podríamos hablar de tres meses incluso más, pero al estar todas las agencias reguladoras y las autoridades de todos los países pendientes de alcanzar una vacuna para el coronavirus».

«A lo mejor se puede reconducir en unas semanas, porque estamos viendo cómo todos los procesos se están acelerando».

Por su parte, Lluís Montoliu, investigador y presidente del Comité de Ética del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha querido defender que «estamos asistiendo a un proceso normal en cualquier ensayo clínico, en el que se detiene un ensayo por precaución para investigar una reacción inesperada». 

Y ha subrayado que es imprescindible «garantizar ante todo la seguridad de la vacuna, para luego preocuparse de la eficacia de la misma». 

Pese a la presión que tienen y los plazos que había compartido AstraZeneca sobre cuándo estaría lista la vacuna, ahora el tiempo en el que verá la luz este método queda en el aire y deja claro que no llegará antes de que finalice el 2020. 

En un principio estaba previsto que para el 2 de octubre se terminarán de probar las vacunas de prueba, pero solo con que el parón dure el mínimo de tiempo que han establecido —15 días—, ya supondría que esto no sucediese hasta final de mes por lo menos. 

Y según ha explicado Mª del Mar García Saiz a 'El Mundo', quien pertenece a la Sociedad Española de Farmaciología Clíncia (SEFC), en estos casos «también se acelera el proceso de autorización mediante dos medidas».

«Una evaluación continua de resultados, es decir, se van analizando los resultados de los estudios a medida que se obtienen sin esperar a tener la totalidad; y una reducción de los plazos de evaluación (de 210 a 150 días como máximo)». 

«Las agencias reguladoras, en particular las que aplican en España, la EMA y la Aemps no van a permitir una vacuna que no cumpla los requisitos científico técnicos», ha advertido Federico Martinón, jefe de Servicio de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago. 

De hecho, conseguir una vacuna en menos de un año no es algo que suela suceder y es por este motivo que la OMS no espera que haya vacunaciones masivas antes del 2022. 

La UE en la búsqueda de la vacuna perfecta

Por su parte, la Unión Europea está estudiando las diferentes posibilidades de vacunas que se están desarrollando para comprar la mejor posible. Ahora se han sentado con Pfizer y BioNTech y están examinando estos prototipos contra al coronavirus. 

Estas se producirían en plantas belgas del laboratorio estadounidense y en las alemanas de BioNTech y sus envíos empezarían a finales del 2020 si los ensayos concluyen con éxito y se obtiene la autorización regulatoria. 

Y es justo en este momento cuando empezarán las negociaciones contractuales con la Comisión Europea (CE) y si se recibe la aprobación regulatoria para el candidato vacunal BNT162b2, la CE lideraría el proceso de asignación de las dosis de la vacuna entre los 27 Estados miembros de la 


Comentarios

envía el comentario