Médicos operando a un paciente en un hospital

'En España hoy ya fallece más gente de lo que dicen las cifras del covid'

Las cifras de mortalidad del coronavirus han estado cuestionadas desde el inicio de la pandemia.

Desde el estallido de la pandemia, las cifras oficiales de fallecimientos a raíz del coronavirus han sido cuestionadas en todo el mundo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

En la gran mayoría de los países solo se incluyeron dentro de esas cifras aquellos que habían fallecido dando positivo en PCR, una situación que dejó fuera a muchas personas que no fueron diagnosticadas por la falta de recursos.

Sin embargo, las estimaciones obtenidas del sistema de vigilancia de la mortalidad diaria en España (MoMo) han dejado latente el exceso de fallecimientos producidos durante la crisis sanitaria.

Mientras que las cifras oficiales recogían alrededor de 28.000 personas fallecidas por covid, el informe de MoMo reflejaba un exceso de mortalidad muy superior a la de años atrás.

Al menos 48.000 personas a mayores fallecieron durante los peores meses de la pandemia, una cifra aterradora si tenemos en cuanta que durante el confinamiento descendieron el número de fallecidos por otras causas como pueden ser los accidentes de tráfico.

El exceso de mortalidad en España durante el verano

Esta situación, aunque en menor medida, se está volviendo a producir en la actualidad. Tras el fin del estado de alarma, las muertes en nuestro país durante el verano también se vieron incrementadas con respecto a la media de los cinco años anteriores.

Entre el 29 de junio y el 31 de agosto, el exceso de mortalidad fue de alrededor de 5.526 personas. Según los datos de MoMo, durante este periodo los fallecidos han sido más mujeres (10%) que hombres (8%).

Sin embargo, el número de muertes por covid reportadas por el Ministerio de Sanidad durante ese periodo es muy inferior, alrededor de 1.010 muertes: 113 en julio y 877 en agosto, sin contar las 967 de septiembre.

Según recoge 'El Confidencial', lo lógico sería atribuir todas esas muertes de más al calor, que cada verano produce un aumento del número de fallecimientos entre la población más vulnerable.

De hecho, el sistema de medición del impacto de calor se introdujo después de la letal ola de 2003, cuando la mortalidad creció un 15% con entre 22.000 y 70.000 personas fallecidas solo en Europa. 

Sin embargo, los datos proporcionados por MoMocalor —la vigilancia de la mortalidad asociada al exceso de temperatura— nos dicen lo contrario. Incluyendo los meses de junio y septiembre, solo se han contabilizado 1.944 muertes achacables al calor.

Los efectos colaterales de la pandemia que influyen en el exceso de mortalidad

Esta situación deja en el limbo a más de 3.000 muertos cuyas causas de fallecimiento no tienen un origen claro. Unos datos que no se esclarecerán hasta que el INE publique las cifras consolidadas de fallecidos a lo largo del año.

Mientras tanto, los expertos ya trabajan en varias hipótesis para explicar esta elevada tasa de mortalidad. La más repetida habla de las muertas indirectas por coronavirus, que incluye un amplio grupo de causas que señalan hacia los efectos colaterales de la pandemia.

«Cabe suponer que buena parte de esa mortalidad diferencial en aumento sea consecuencia indirecta del covid, por complicaciones de otros procesos que no se han atendido a su debido tiempo, el miedo a personarse en centros hospitalarios durante las peores etapas de la pandemia que agrava otras patologías, etc» ha explicado Fernando González Candelas, catedrático de Genética de la Universidad de Valencia.

De hecho, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ya ha advertido que durante el confinamiento se ha diagnosticado alrededor de un 35% menos de casos de cáncer en toda España.