Imagen de una persona con guantes y con un teste positivo de coronavirus en las manos

España controla la segunda ola con datos preocupantes: 'Esto va a tener un impacto'

En algunas regiones ya se aprecia un descenso de muchos índices epidemiológicos, pero son lentos

La segunda ola parece haber llegado a un punto de estabilización en España. Analizando los datos de contagios de los últimos días, España se ha quedado entorno a los 20.000 contagios diarios, con ligeras variaciones diarias, cuando hace dos semanas se superaron esos contagios durante varios días, alcanzando el pico de 25.595 casos notificados el 30 de octubre. 

Tanto Fernando Simón como Salvador Illa han coincidido en esa fase de estabilización, e incluso descenso en varias comunidades. La incidencia acumulada en las últimas dos semanas alcanzó su pico el 9 de noviembre, con 529,43 casos por cada 100.000 habitantes en el conjunto del país. Desde entonces, la media ha ido bajando hasta quedarse en 504,45 con los datos del jueves, 12 de noviembre. 

En el ámbito de las comunidades, la situación ha mejorado en las que estaban peor hace unos días, y ahora mismo tan solo Ceuta supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, cuando hace varios días también Navarra, Melilla y Aragón habían superado ese umbral. 

Todos estos datos hacen tener cierta esperanza sobre la situación en España y la posibilidad, cada vez más real, de evitar un segundo confinamiento domiciliario general, aunque la evolución en determinadas zonas todavía sigue descontrolada y las autoridades regionales siguen pidiendo esa medida para las zonas más afectadas. 

La situación es estable pero sigue siendo alta

El director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, aclaró en rueda de prensa que, a pesar de la mejoría de datos, la situación sigue siendo «mala» e incita a no dejarse llevar por la relajación. «La tendencia es favorable, pero el número de casos que seguimos teniendo es muy alto», aclara Simón, que añade que «esto va a tener un impacto tanto en la ocupación de camas convencionales de hospitalización como en la de camas UCI al menos unos días más y será variable por comunidades autónomas».

Simón se refiere a los datos que siguen llegando de los hospitales y que todavía están en fase de ascenso, ya que suelen ir con dos o tres semanas de retraso respecto a los contagios. Así, el 16,47% de las camas de hospitales españoles están ocupadas por pacientes con Covid-19, una cifra que asciende hasta el 32% en el caso de las UCI. En ámbito de las autonomías, algunas superan holgadamente esas cifras, como por ejemplo La Rioja (56,67%), Aragón (51,69%), Melilla (50%), Asturias (45,88%) o Cataluña (44,36%). 

Por esa razón, los expertos insisten en no relajar las medidas y continuar con las restricciones, ya que si se confirma la tendencia a la baja, España se enfrentará a una situación nueva en esta pandemia y entrará en una fase muy larga y tensa en el control de la pandemia. Cataluña, una de las regiones que está viendo como baja claramente la incidencia del virus después de un mes de duras restricciones, es el ejemplo de cómo será ese descenso: muy lento y progresivo. 

Los descensos detectados en algunas zonas son muy lentos

La región catalana implementó el 15 de octubre el cierre de bares y restaurantes de todo su territorio, y en las semanas siguientes se fueron decretando también el 'toque de queda' a las 22.00 horas, el cierre perimetral y el cierre de los municipios durante los fines de semana. Además, se cerraron todas las grandes superficies comerciales, a excepción de las que comercializan productos de primera necesidad, y se cerraron centros de estética, cines y teatros. 

Desde entonces, las cifras de contagios han ido descendiendo, y uno de los índices que mejor muestra esta tendencia es el índice de reproducción (Rt) del virus, que indica a cuantas personas infecta, de media, un contagiado. Si la cifra está por debajo de 1, se considera que la expansión del virus está controlada y en fase de descenso, y en Cataluña lleva varios días descendiendo, aunque de forma muy tímida. Este 12 de noviembre, según los datos facilitados por la Generalitat, la Rt en Cataluña era de 0,87, una centésima menos que el día anterior. 

A esta velocidad de descenso, los contagios diarios también han ido bajando en los últimos días, aunque se siguen notificando alrededor de 3.000 nuevos casos diarios y la situación en los hospitales sigue siendo muy tensa y tardará varias semanas más en volver a una situación sostenible. 

Esto significa que, ante un levantamiento de las restricciones, si la situación volviese a revertirse y los contagios volvieran a aumentar, los hospitales se acercarían a un posible colapso, porque volverían a llegar más ingresos de los que pueden absorber con las UCI todavía llenas de los pacientes del último pico. 

Por esta razón, la conselleria de Salut de la Generalitat anunció que alargaba hasta el 23 de noviembre todas las restricciones a pesar de la mejoría de los datos, en un intento de acabar de afianzar la situación. 

Algunos expertos creen que si toda España sigue ese mismo camino, y todas las medidas decretadas hasta ahora son suficientes para frenar la expansión del virus, el país vivirá unas próximas semanas muy tensas porque el descenso de la curva sería muy lento, de forma mucho más progresiva que si se hubiera optado por el confinamiento domiciliario, una medida mucho más drástica, pero que ha demostrado que es mucho más efectiva para frenar en seco la evolución de la pandemia

Las últimas restricciones de las Comunidades Autónomas

Las autonomías han seguido ampliando restricciones en los últimos días para frenar la curva de contagios de Covid-19 o, en su caso, afianzar el descenso que ya se lleva produciendo desde hace unos días. En Cataluña, por ejemplo, se alargan todas las restricciones hasta el 23 de noviembre, pero la Generalitat ya está empezando a formar un plan de reapertura que comenzaría el próximo 23 de noviembre si se confirma la tendencia a la baja. De momento, los centros de estética podrán ser los primeros en retomar su actividad a partir de este viernes, 13 de noviembre, con nuevas medidas de seguridad.

En Castilla y León se ha vuelto a pedir el confinamiento domiciliario para Burgos, que supera los 1.700 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas. Ante la negativa del Gobierno, la región ha limitado las reuniones sociales a un máximo de tres personas y ha pedido a la población su 'autoconfinamiento'. 

Andalucía es la región que, hoy por hoy, notifica más nuevos casos de Covid-19 diarios, y eso ha llevado a paralizar toda la actividad no esencial en Granada y a pedir su confinamiento domiciliario, todavía sin autorización por parte del Gobierno

En País Vasco lo que más preocupa son los hospitales, razón por la que llevan ya varios días con confinamiento perimetral de todos sus municipios, así como el de toda la comunidad autónoma. 

Otras zonas como Aragón, Melilla, Ceuta, Murcia y Asturias ya han superado el pico de fallecidos que se produjo durante la primera ola y siguen con sus UCI en ocupaciones muy altas, por lo que también se mantienen todas las restricciones decretadas hasta ahora.