Árbol de Navidad en la Puerta del Sol

Los epidemiólogos te dicen con quién te puedes reunir en Nochevieja de forma segura

Expertos mencionan el riesgo de compartir festejo con diferentes personas durante la Navidad

A menos de 48 horas para que llegue a su fin uno de años más atípicos de los que se tiene constancia, son muchas las casas que experimentarán cambios incluso en las reuniones más tradicionales. Si bien la situación resulta incomprensible aún en el interior de los recuerdos, todas las decisiones preventivas tienen una razón de sí, y es que la presión hospitalaria continúa creciendo y los fallecidos por coronavirus superan los 50 mil.

En una entrevista para 'Nius', el secretario de la Sociedad española de Medicina Preventiva, Jesús Molina Cabrillana ha atendido a lo que para él supone el sentido común «teníamos que habernos olvidado de la Navidad que no pasa nada. El 31 de diciembre no es una celebración familiar como el 24 o el 25, Nochevieja es una fiesta y hay tener mucho cuidado con eso» menciona el experto.

La situación sanitaria ha visto un aumento del 10% en las camas ocupadas a consecuencia del coronavirus, una cifra que alcanza los 2.000 pacientes en las UCIs durante la última semana. Para prevenir más casos, el portavoz recomienda volver a reunirse con los mismos miembros de la unidad familiar con los que lo hiciste el día 24. «Si el 24 te has contagiado y eres asintomático, el 31, siete después es el momento idóneo para contagiar a una nueva unidad familiar» menciona Jesús.

Una cuarentena que no se respeta

La estrategia desde el organismo se centra en la máxima de cuantas menos personas, menos riesgo de contagio y expansión del virus. Resalta en este aspecto la capacidad del virus para no mostrar una sintomatología hasta varios días tras su infección. Y es que cada fecha señalada durante este periodo tiene entre sí un intervalo de siete días, lo cual vuelve a situar el riesgo en el festejo de Reyes. 

«El equilibrio se encuentra en el número de pacientes y fallecidos que se estima que el sistema de salud y la sociedad pueden aceptar a costa de disfrutar de las Navidades» señala el secretario. También apunta que durante las épocas vacacionales es cuando más se proliferan los contagios y reitera la importancia de respetar la distancia de seguridad, una ventilación apropiada y el empleo en todo momento del uso de mascarilla.

Desde el equipo de gobierno también se ha hecho un llamamiento a la prudencia, y es que la diferencia entre Nochevieja y el resto de celebraciones es su carácter festivo público. 

«El problema es que hemos querido celebrar las fiestas tal cual, con poco más que una limitación de horario y eso no es suficiente. La situación es crítica, la presión hospitalaria elevada y la presión en la UCI ni te cuento» cita Alex Arenas, catedrático de la Universidad Roviera i Virgili de Tarragona para el mismo medio. 

Ante la poca responsabilidad que ha mostrado una parte de la ciudadanía, el experto pide que al menos las reuniones se produzcan con los mismos miembros. Critica también la laxitud en las medidas abordadas por parte de los gobiernos, ya que hasta la fecha se ha demostrado que cuando no se llevan a cabo acciones concretas y definidas, no se avanza contra la pandemia.

Arenas apela a las decisiones que se toman en diferentes puntos de Europa. «Son tres semanas de vacaciones que habría que haber aprovechado para confinarse lo máximo posible» señala. Si bien la razón médica no falta en este sentido, es cierto que volver a pedir de la ciudadanía otro periodo de confinamiento total en su tiempo libre, resulta comprometido.

En ambiente un tanto catastrófico el investigador cita que «vamos directos al abismo. Sabemos lo que va a pasar, la gente se va a juntar y va a estar de fiesta». Sin duda, a pesar de que nos encontramos en las últimas horas del año, la situación continúa siendo de alta tensión, y es que parece que no se puede dejar atrás un año que para la mayoría ha sido desastroso.