Mascarillas desechables de Mercadona

La enfermería española da las claves para elegir la mejor mascarilla para cada persona

Hacen un repaso a todas las disponibles en el mercado

Desde el principio de la pandemia una de las grandes preguntas que nos venimos haciendo es que mascarilla es la que realmente debemos usar en cada momento o según nuestras circunstancias personales. Es por eso que el Gobierno ha ido variando la normativa sobre uso o su venda a lo largo de la pandemia. Pese a ello siguen habiendo muchas dudas entre los españoles, y es por eso que desde el Consejo General de Enfermería (CGE)  han querido proporcionar unas claves para escoger la mascarilla más adecuada para cada persona. 

Por un lado, nos explican cuáles son los factores que hay tener en cuenta para usar una mascarilla u otra en cada situación. A la hora de comprarlas, debemos mirar la eficacia de filtración bacteriana (BFE), el grado de respirabilidad, el sentido de filtración de la mascarilla (de dentro hacia fuera, de fuera hacia dentro o ambas) y que sigan los estándares de fabricación. 

En este sentido, insisten en que hay que comprobar que las mascarillas recogen las indicaciones técnicas concretas. Explican que en las higiénicas lo veremos en el empaquetado, en las quirúrgicas en la caja y en las FFP2 o FFP3 en la propia mascarilla. 

No te pierdas nuestra nueva página de Facebook con las mejores noticia de España. Pincha aquí y síguenos. ¡Te encantará!

Cuándo ponerse las de alta capacidad de filtración

En el documento, se nos explica que las que ofrecen «mayor protección» son aquellas que se caracterizan por ser autofiltrantes, las que conocemos como FFP2 y FFP3. De estas destacan que tiene una filtración bacteriana mayor el sentido de la filtración es tanto dentro hacia fuera como de fuera hacia dentro. 

Para comprobar que estas mascarillas cumplen la normativa hay que observar en la propia mascarilla que se pueda leer UNE-EN 149:2001 + A1 y las letras CE seguidas de cuatro dígitos. Esto es lo que se recoge regulación 2016/425 de la Comisión Europea. 

El CGE recomienda dejar estas mascarillas para «donde haya mayor riesgo de transmisión de aerosoles ya sea por tratarse de un lugar cerrado, por estar poco ventilado o porque se realicen actividades o técnicas que los generen en mayor medida». Es por eso que piden que se prioricen las mascarillas FFP3 para el personal sanitario expuesto al contagio por aerosoles y las mascarillas FFP2 para los sanitarios que trabajen directamente con contagiados de covid y para el resto de población en ambientes con alta transmisión por aerosoles. 

La recomendación de uso de las mascarillas quirúrgicas

Sobre las mascarillas quirúrgicas, nos recuerdan que en la caja se debe ver claramente lo siguiente: especificación UNE-EN 14683:2019 AC y las letras CE. Nos indican que comparadas con las otras «tienen menor protección de fuera hacia dentro, pero una gran protección de dentro hacia fuera» y recuerdan que «no son EPI y así deben reflejarlo en su etiquetado». 

La nueva normativa del ministerio de Consumo también pide incluir la especificación UNE 0064 (0064-1 adultos; 0064-2 niños), la 0065 o su equivalente europea CWA 17553. Además nos deben especificar si tienen más de un uso y si son reutilizables, marcar el número de ciclos y método específico de lavado y secado. Por sus características, el Consejo General de Enfermería las recomienda «especialmente» para la población en general en sitios de bajo riesgo. 

¿Y qué pasa con las transparentes o con válvulas?

Por último, la enfermería española reclama una regulación más específica para las mascarillas transparentes utilizadas para facilitar la comunicación a personas con problemas de audición . Aseguran que hace «falta más información que ayudara al consumidor» y que las recomendaciones son «escasas. Por último, piden explícitamente no comprar mascarillas con válvula, ya que dejan salir a los aerosoles y podemos «contagiar a los demás».