Vacuna para el coronavirus desarrollada por Pfizer Biontech

Los 5 efectos adversos de una enfermera voluntaria tras ponerse la vacuna

Kristen Choi llama a los médicos a prepararse para explicar a los pacientes que los efectos secundarios de las vacunas son algo normal

Una semana después del inicio de la campaña de vacunación en Reino Unido y en el arranque de la vacunación masiva en Estados Unidos, la desconfianza hacia las vacunas sigue estando presente entre la población. El optimismo de expertos y gobernantes contrasta con el miedo a los efectos secundarios de una vacuna desarrollada en tiempo récord.

El testimonio de Kristen Choi, profesora asistente de enfermería de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) está dando la vuelta al mundo. Se puso la vacuna durante los ensayos de Pfizer en agosto, y ahora describe su experiencia y los efectos secundarios. 

La investigadora decidió participar en los ensayos de la vacuna Pfizer en agosto, convencida de la importancia de encontrar cuanto antes un remedio contra el coronavirus. Tras dejar el laboratorio para ponerse en la piel de los voluntarios, Kristen Choi publicó su experiencia en la revista científica JAMA Internal Medicine

Su testimonio adquiere más relevancia ahora, con la autorización de la vacuna Pfizer en Reino Unido y Estados Unidos, y próximamente en la Unión Europea. Choi destaca la aparición de 5 síntomas con una gran intensidad aunque durante un período de tiempo limitado, y cree que los médicos tendrán que prepararse para explicarlo bien a las personas.

Choi está segura de que los efectos secundarios son algo normal y que la vacuna es segura, pero cree que habrá que explicarlo bien: «Los efectos adversos de la vacuna, incluso si en el pero de los casos ocurren todos a la vez, son transitorios y un signo normal de reactogenicidad que indica una respuesta inmunitaria eficaz».

La reactogenicidad son las reacciones adversas por la utilización de un medicamento, cuando no son deseadas y ocurren tras la administración del mismo en dosis normales. En el caso de las vacunas, la reactogenicidad es un indicador de que la dosis funciona ya que demuestra una reacción en el sistema inmunitario que causa síntomas en el cuerpo.  

Efectos secundarios de Pfizer

Los efectos secundarios varían en función del tipo de vacunas. En el caso de la vacuna contra el coronavirus, los ensayos de las dos más avanzadas, Pfizer y Moderna, indican que la mayor parte de la población no tendría síntomas graves. En todo caso, describen cinco efectos adversos que duran como máximo entre 24 y 48 horas.

  • Dolor e hinchazón en el brazo
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Malestar general y dolor muscular

Choi advierte que «los médicos deberán estar preparados para discutir con los pacientes por qué deben confiar en la vacuna y que sus efectos adversos podrían parecerse mucho a la Covid-19. Tendrán que explicar que la fatiga, el dolor de cabeza, los escalofríos, el dolor muscular y la fiebre son respuestas inmunitarias normales y una señal de que la vacuna está funcionando, a pesar de las similitudes con los síntomas de la enfermedad».

La enfermera cuenta que sintió un leve dolor en el brazo después de la primera inyección, y que un mes después, tras el segundo pinchazo, el dolor era mayor. Durante las siguientes 24 horas, sintió una serie de síntomas que incluían fiebre, mareos, náuseas y dolor de cabeza. En el lugar donde le pusieron la inyección apareció un bulto.

Los 5 síntomas que sintió desaparecieron después de un día. Choi no sabe con certeza si recibió la vacuna o un placebo, aunque los síntomas sugieren que recibió dosis de Pfizer. Lo que llama la atención en su caso es que sintió todos los síntomas de golpe, algunos de ellos no descritos en los efectos adversos habituales.

Crece la desconfianza en España

La investigadora afirma que es inusual que una persona experimente todo estos síntomas a la vez. Los síntomas ya habían sido observados en fases anteriores. En un ensayo de fase 1 entre adultos de 18 a 55 años, el 75% notificó fatiga, el 67% dolores de cabeza, el 33% escalofríos, el 25% dolor muscular, el 17% fiebre y otro 17% dolor en las articulaciones.

«Escribí este artículo para ayudar a los proveedores de atención médica a conversar con los pacientes sobre las nuevas vacunas Covid-19», explica. Según Choi, «al explicar que los efectos secundarios son una respuesta normal y esperada, podemos generar confianza con nuestros pacientes a pesar de las similitudes con la Covid-19».

Choi es enfermera en psiquiatría infantil y adolescente, y está preocupada porque los efectos secundarios, aunque limitados y a corto plazo, pueden convertirse en un obstáculo para que la mayoría de la población reciba la inyección. Según una investigación de Pew Research Center, solo el 51% de los estadounidenses están dispuestos a vacunarse. 

Linda Sarna, decana de la Escuela de Enfermería de UCLA, cree que «es importante que las personas se sientan seguridad a la hora de recibir esta vacuna» y pone en valor el testimonio de Choi: «Estoy orgullosa del coraje que ha demostrado al formar parte del ensayo y compartir sus experiencias por el bien de la salud pública».

En España, las encuestas del CIS indican que el porcentaje de los españoles dispuestos a ponerse la vacuna ha bajado doce puntos desde octubre hasta diciembre, y ha aumentado el número de personas que no se pondrían la vacuna de primeras. Según las encuestas, la mayoría prefiere esperar a ver cómo funcionan las primeras dosis antes de ponérsela.