Mujer con mascarilla oliendo una flor

Cómo diferenciar la pérdida de olfato y gusto por Covid-19 de la que causa el resfriado

La incapacidad de percibir los olores y los sabores es un síntoma inicial de Covid-19: Aprende a diferenciarlo de un resfriado

Lo describen como una de las sensaciones más angustiantes: la pérdida de olfato y gusto. Al principio había ciertas dudas pero ahora se considera uno de los principales síntomas de la Covid-19. Sin embargo, no toda pérdida de olfato y gusto es síntoma inequívoca de Covid-19, ya que conviene saber cómo diferenciarlo de lo que sucede con el resfriado común.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Se llama anosmia y disgeusia, y consiste en un cambio brusco en la percepción de los olores o los sabores. Aunque es un síntoma de que puedes tener Covid-19, también puede deberse a un resfriado, y de hecho hay grandes diferencias que ayudan a diferenciarlo.

¿Qué es y por qué sucede?

La OMS sigue considerando como síntomas principales del coronavirus  la fiebre alta, la tos y el cansancio. Pero un cambio brusco en la percepción de los olores y los sabores podría ser un indicador temprano de Covid-19, junto a otra sintomatología secundaria como diarrea o dolor de garganta. Son claves, por ejemplo, para diferenciarlo de la gripe.

Además, la anosmia y la disgeusia se ha observado tanto en pacientes graves hospitalizados como en asintomáticos y contagiados con síntomas leves. Los expertos sospechan que puede ser el síntoma inicial de la Covid-19, y por lo tanto identificarlo a tiempo puede ser la clave para un diagnóstico precoz que evite nuevos contagios.

Causas de la pérdida de olfato y gusto

No hay certezas sobre ello, pero la hipótesis más aceptada es que el virus afecta a las células nerviosas que están directamente involucradas en la percepción del olfato y el gusto. Algo que tendría una explicación lógica ya que la nariz y la boca son las dos principales vías de entrada del coronavirus en el cuerpo.

Según esta hipótesis, el nuevo coronavirus tiene una habilidad especial para colarse en esas células nerviosas de la nariz y las papilas gustativas de la lengua. Esta sería la causa de la pérdida del gusto y el sabor. Pero hay otras causas que no tiene que ver con el coronavirus.

Diferencias entre Covid-19 y resfriado

Hay que estar atento a los síntomas iniciales y fijarse en cómo se produce la pérdida de olfato y gusto. Hay algunas claves infalibles para distinguir si te ocurre porque tienes Covid-19 o porque estás congestionado. Presta atención a los pequeños detalles.

Pérdida de olfato y gusto a causa de la Covid-19

La aparición de este síntoma se produce de forma más abrupta y repentina en el caso del Covid-19, porque no suele ir acompañada del taponamiento nasal propio de los resfriados comunes y la sinusitis. De hecho, muchas personas con coronavirus no tienen mocos y pueden respirar con normalidad, aunque no notan los olores ni los sabores.

Eso sucede porque o bien la anosmia empieza antes que otros síntomas, o estos síntomas nunca se presentan. Otra diferencia es que la pérdida del gusto puede ser más severa que en el caso de un resfriado, y en algunos casos puede ser incluso total. Según un estudio reciente, algunos pacientes no pueden ni tan solo distinguir lo amargo de lo dulce.

Finalmente, durante todos estos meses los científicos han recogido multitud de casos en los que los pacientes aseguran haber notado no solo la pérdida de estos sentidos, sino la  alteración de los olores y los sabores, de modo que un ingrediente sabe diferente a lo habitual o confunden algunas olores con otras, algo nada común en la pérdida del gusto o el olfato por congestión. 

Pérdida de olfato y gusto a causa de un resfriado

La pérdida del olfato y el gusto durante el resfriado es algo de lo más común, pero hay algunas particularidades que ayudan a distinguirlo. Con un resfriado o una sinusitis, la pérdida del olfato suele se más pronunciada que la del sabor, pero en ambos casos  se producen al mismo tiempo que la congestión nasal.

Así que la pérdida de estos sentidos se produce al mismo tiempo que cuesta respirar bien por la nariz, quiere decir que se ha producido a causa de un resfriado. En este caso no se ha producido una afectación de los receptores sino que  los mocos impiden que el aire entre en la nariz y se produce la pérdida de olfato. Como la sensación del ofato está directamente relacionada con los sabores, esto puede llevar a la pérdida del gusto.

¿Es reversible? ¿Cuánto tiempo dura?

La buena noticia es que tanto en un caso como en el otro, el gusto y el sabor se recuperan ya que es un proceso reversible. En el caso de la pérdida de estos sentidos por un resfriado o una sinusitis, cuando desaparece la congestión se recupera el gusto y el olfato y, por lo tanto, no suele ir más allá de unos pocos días. Pero, ¿qué pasa con la Covid-19?

La pérdida de gusto y olfato es un síntoma persistente del coronavirus que puede durar varias semanas, pero también es reversible. Según un estudio realizado en Italia, un 48% de pacientes de Covid con pérdida de gusto y olfato había recuperado ambos sentidos al cabo de cuatro semanas, y un 40% había notado ya una cierta mejoría.

De los pacientes analizados en el estudio solo un 10% aseguró al cabo de cuatro semanas no haber notado ninguna mejoría, o incluso haber sufrido un empeoramiento. La conclusión es que este síntoma del coronaviruspuede durar más que la propia infección y eso se explica por la capacidad de regeneración de las células afectadas.

Los estudios científicos dicen que las células que forman parte del tejido olfatorio de las fosas nasales viven entre 30 y 60 días. Es decir, que  les puede costar hasta dos meses recuperarse. En cuanto a las células receptoras gustativas, se regeneran aproximadamente cada dos semanas. Por lo tanto, el gusto puede volver antes que el olfato.