Plano corto de las manos de un hombre de avanzada edad apoyadas sobre su rodilla

El origen de los casos de Alzheimer podría estar en tu boca

Una investigación ha descubierto la bacteria de la periodontitis crónica en el cerebro de los pacientes con demencia

La demencia afecta a 50 millones de personas en todo el mundo, y más del 60% de los casos son de Alzheimer. Esta es una enfermedad que conlleva la pérdida de memoria y otras actividades cognitivas, y aunque está muy extendida en todo el mundo siguen habiendo muchas lagunas en torno a su origen y desarrollo.

Un nuevo estudio señala que el Alzheimer no sería solo una enfermedad degenerativa sino también una infección. Según las últimas evidencias, podría estar causado por una infección en las encías cuyo alcance se sigue investigando.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La idea de que el Alzheimer puede tener un origen infeccioso parte de la constatación de que, aunque afecta sobre todo a personas mayores, también lo padecen menores de 65 años. A partir de aquí, se mantienen varias líneas de investigación sobre los posibles factores que desencadenan la enfermedad.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Así han llegado los investigadores al nuevo hallazgo: el equipo que dirige Joan Potempa, microbiólogo de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos, ha descubierto que la bacteria causante de la periodontitis crónica, el Porphyromonas gingivalis, está presente en el cerebro de pacientes fallecidos por Alzheimer.

La periodontitis crónica es una patología común en la población adulta y se caracteriza por la acumulación de placa bacteriana en los dientes que lleva a la inflamación de las encías alrededor de los dientes y la destrucción paulatina de hueso y tejido. En su grado máximo, puede causar incluso el desprendimiento de los dientes afectados.

La piorrea está provocada por una bacteria, Porphyromonas gengivalis, que puede causar además otros problemas de salud. Tras el hallazgo de esta bacteria en el cerebro de personas fallecidas con Alzheimer, los científicos dan un paso más en la vinculación de la infección bucodental con la enfermedad degenerativa.

Para corroborar, los científicos han llevado a cabo un experimento con ratones a los cuales se ha provocado una infección bucal con la bacteria de la piorrea. Se ha observado que la bacteria llegaba hasta el cerebro y producía la proteína asociada a la enfermedad del Alzheimer, el péptido beta amiloide.

Aún no se conoce el origen exacto del Alzheimer, pero la investigación abre una importante vía para seguir dando pasos en ese sentido. El coordinador de la investigación, Stephen Dominy, asegura que «los agentes infecciosos han estado implicados en el desarrollo y la progresión de la enfermedad del Alzheimer, pero la evidencia de causalidad no era convincente. Ahora, por primera vez, tenemos evidencias sólidas que conectan al patógeno que causa la piorrea con el Alzheimer».

Recomendaciones de los médicos

Durante la investigación se ha descubierto que esta bacteria había producido unas enzimas tóxicas en el cerebro de los pacientes con Alzheimer. Estas mismas toxinas se han hallado en el cerebro de personas fallecidas que nunca desarrollaron la enfermedad, lo cual indica que podrían haber tenido Alzheimer si hubieran vivido más tiempo.

Ahora falta corroborar la relación de causa-efecto, algo muy importante en la ciencia que marca la diferencia entre la casualidad y la causalidad. Los médicos no quieren lanzar las campanas al vuelo, pero tampoco esconden su satisfacción por haber encontrado otro elemento más para seguir tirando del hilo y descubrir al final el origen del Alzheimer. 

Según los autores, «la identificación de estas enzimas en el cerebro de personas con Alzheimer y sin diagnosticar sostiene que la infección cerebral con la bacteria de la piorrea no es el resultado de una atención dental deficiente después del inicio de la demencia, o una consecuencia de la enfermedad, sino un evento temprano que puede explicar la patología encontrada en personas de mediana edad antes del deterioro cognitivo».

A pesar de que la piorrea es una infección común, muchas veces pasa desapercibida. Se caracteriza por una serie de síntomas como coloración morada o roja de la encía, sangrado especial, presencia de pus en los dientes, retraimiento de las encías y presencia de sangre al cepillarse, acompañada a veces de dolor al masticar y mal aliento. 

La mejor forma de prevenir la infección de las encías es una higiene bucal regular con al menos dos cepillados al día, y uso de enjuagues bucales. También es importante llevar una dieta saludable, sin exceso de azúcares, y abandonar malos hábitos como el tabaquismo. Se recomienda ir al dentista periódicamente, para detectar posibles problemas.