Una jeringuilla con una hipotética vacuna contra el Covid-19

Descubren contenedores de vacunas falsificadas que iban a distribuir en Europa

Las autoridades advierten sobre el peligro de adquirir este tipo de productos, ante la posibilidad de resultar perjudiciales para la salud

Los expertos y epidemiólogos lo dicen por activa y por pasiva: el principal aliado que tenemos ahora mismo contra la pandemia del coronavirus son las vacunas. En la Unión Europea (UE) y en España, actualmente, han recibido luz verde de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) un total de cuatro inmunizadores.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La vacunación, un proceso injustificablemente lento en la UE

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Se trata de las vacunas desarrolladas por BioNTech/Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen, aunque esta última aún no se ha empezado a administrar y se prevé que envíe las primeras unidades a principios de mayo. Por desgracia, los continuados problemas con el suministro de las mismas han ralentizado demasiado la campaña de vacunación en la mayoría de países. 

A día de hoy, según detallan en 'El Periódico', tan solo un 5% de la población de la UE está inmunizado, a diferencia de países como Israel, Reino Unido o Chile, que hace tiempo que nos han tomado la delantera. Eso sí, también es cierto que se prevé que la vacunación se acelere en el Viejo Continente, con la llegada de muchas más dosis a partir de este mes de abril. 

La falsificación de vacunas, un problema que se veía venir

Ahora bien, la actual situación de escasez de dosis ha dado paso a una actividad delictiva muy nociva, que según el medio citado afecta de lleno tanto la salud como la economía. Se trata de la falsificación de vacunas, un fenómeno del que los expertos llevaban tiempo advirtiendo, teniendo en cuenta que los delincuentes no dejan escapar ni una posibilidad de ganar dinero de forma ilícita. 

Recordemos que, por ejemplo, en los primeros meses de la pandemia la falta de material sanitario, como mascarillas o trajes EPI, dio paso a la fabricación no homologada de dichos materiales, y también de pruebas de Covid falsificadas, aprovechando los problemas de suministro y el miedo de la ciudadanía, que enfrentaba el mayor desafío de las últimas décadas. Dicho material llegaba a Europa principalmente de países como China, la India o incluso Brasil.

En este sentido, el director ejecutivo de la Oficina Europea de Propiedad Intelectual, Christian Archambeau, señala que el negocio de la falsificación de vacunas es ya una peligrosa realidad. Su organismo, con sede en la ciudad de Alicante, forma parte de la Oficina Europea Antifraude, y ha detectado que la venta de este tipo de productos tiene lugar mayoritariamente por internet. 

Detectan contenedores con vacunas falsificadas en Europa

Ahora bien, también es cierto que se han llegado a encontrar contenedores llenos a rebosar de vacunas falsificadas, que acababan de llegar a Europa. «Pueden ser solo las botellitas o grandes contenedores con líquido que sería para rellenarlas, o etiquetas», asegura el experto, que reconoce que «puede que no sea el producto completo en la caja, pero sí todos los elementos que son necesarios para dar la impresión de que los productos son correctos». 

Algunas veces, reconoce Archambeau, se trata de botellas que se han «llenado con agua», pero eso no quita que en algunas ocasiones se detecten «productos peligrosos para la salud» En este sentido, si bien no ha querido desvelar más detalles sobre este tipo de descubrimientos, el ejecutivo sí que ha insistido en la necesidad de concienciar a la población sobre los peligros de adquirir este tipo de productos, sin una base legal. 

Curiosamente, el inmunizador más falsificado es el desarrollado por la Universidad de Oxford. Una vacuna que casi desde su inicio se encuentra en el ojo del huracán, por su relación con algunos casos de trombosis, y también por el incumplimiento de las obligaciones de suministro de dosis a Europa. Un funcionario de la UE llegó a reconocer que a la UE le habían ido ofrecidas algunas de estas vacunas falsificadas.