Dosis de la vacuna en la Comunidad de Madrid el 27 de diciembre de 2020

Decenas de profesores en España no pueden ir a trabajar tras ponerse la vacuna

Más de medio centenar de docentes de Infantil y Primaria pidieron la baja por los efectos de la vacuna de AstraZeneca

La campaña de vacunación en España sigue avanzando con la llegada de nuevas vacunas. La última en llegar, AstraZeneca, es precisamente la que tiene peor reputación. En las últimas horas se han notificado más de medio centenar de profesores que, debido a los efectos adversos, han tenido que pedir la baja y guardar reposo en casa.

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos se ha quejado de la falta de profesores en la escuela, después de que ayer se notificara la oleada de efectos secundarios en más de 50 docentes. 

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Los profesores se han visto obligados a darse de baja después de sentir problemas leves de salud derivados de la vacuna. Los afectados se vacunaron el fin de semana con las dosis de la vacuna de AstraZeneca. La vacunación para este grupo de población empezó el pasado jueves y en los primeros días ya han manifestado efectos adversos. 

La ampliación de los grupos de población que se están vacunando en España ha obligado a distribuir los tipos de vacuna disponibles en función de cada grupo. Puesto que no existen ensayos suficientes para la vacuna de AstraZeneca en mayores de 65, su administración se limita a personas entre 18 y 55 años. Esta es la vacuna con la que se está vacunando a los profesionales de actividades esenciales, como los profesores.

En las últimas horas, más de medio centenar de profesores de Infantil y Primaria de Leganés no han ido a trabajar por los efectos secundarios de la vacuna. Los colegios más afectados han sido el Manuel Vázquez Montalbán, con 14 profesores de baja, y el Constitución de 1812, con 13 docentes. En el Víctor Pradera hay 8 afectados, en el José María Pérez «Peridis» 4, y en el Carmen Conde 9. 

En el Francisco de Quevedo, además, se ha registrado una decena de clases sin actividad, más otras cuatro en el Giner de los Ríos. La FAPA se queja de que, además de las bajas de los profesores, más de 20 clases en varios colegios no han contado con personal para dar las clases. La presidenta de la federación, Mari Carmen Morillas, ha criticado la actuación de la Comunidad de Madrid y ha lamentado que los alumnos se hayan visto afectados.

En muchos centro se avisó ayer mismo por la mañana para que las familias no llevaran a los niños al colegio, ante la falta de profesores. Según el responsable de un colegio de Leganés, «las familias han sido comprensivas porque saben que la situación que tenemos ahora mismo con la pandemia no nos permite juntar clases, porque hay que respetar los grupos burbuja, y si no hay profesores suficientes, no pueden quedar niños descolgados».

La FAPA solicita al gobierno de la Comunidad de Madrid que se administren las vacunas de forma escalonada y se haga una planificación y una previsión para la aplicación de la segunda dosis. Normalmente, la segunda dosis es la que presenta más efectos adversos, y por esto las familias piden más planificación.

La vacuna de AstraZeneca, bajo la lupa

La primera fase de la campaña de vacunación en España se hizo con las vacunas de Pfizer y Moderna. La llegada de la vacuna de AstraZeneca permite ampliar los grupos de vacunación, pero su fiabilidad ha quedado en entredicho. En Europa no son pocos los países que han mostrado sus reticencias a esta vacuna, que presenta varios problemas.

Uno de ellos es que ofrece menor protección que las de Pfizer y Moderna. Según la OMS, la vacuna AZD 1222 tiene una eficacia del 63,09% contra la infección del SARS-CoV-2, mientras que las otras están en torno al 90%. Esto podría no ser un problema tan grave, ya que según algunos expertos, una cosa es lo que dicen los ensayos y otra lo que sucede en la vida real.

Otro de los problemas, sin embargo, es más preocupante. La falta de ensayos en mayores de 65 años impide tener una idea clara de como podría afectar la dosis a este sector de población. Esto ha obligado a las autoridades a limitar la vacuna de AstraZeneca a una franja de edad concreta, de 18 a 55 años, pero también ha fomentado la desconfianza hacia esta vacuna.

En Alemania, sin ir más lejos, ha habido una oleada de rechazo a ponerse esta vacuna, debido a que su eficacia es menor y a que solo se recomienda su uso a menores de 65 años. Se da la circunstancia, además, de que la propia canciller Angela Merkel ha rechazado ponerse la vacuna de AstraZeneca ante las cámaras como le habían propuesto.

‘La peor resaca de mi vida’

Sonia Castillo, profesora de Infantil en un colegio público de Madrid, cuenta que tras recibir la vacuna de AstraZeneca el viernes se sintió como si le hubiera pasado un camión por encima. Llegó a los 37,8 grados de fiebre y tuvo varios síntomas que le duraron unas 48 horas. Relata fuertes dolores musculares que la mantuvieron despierta durante dos noches.

Natalia García, de 27 años y profesora de Infantil en San Fernando de Henares, se puso la vacuna de AstraZeneca el fin de semana. Lo describe como «la peor resaca de mi vida». Dice que tuvo escalofríos, mareos, fiebre y ganas de vomitar. También cuenta que en su centro ha habido varias bajas y pide que haya una mejor planificación.

Santiago, guardia civil de 46 años, también se puso la vacuna de AstraZeneca. Cuenta que estuvo a 38,5 de fiebre y sufrió escalofríos durante las primeras 12 horas. Después, durante 12 horas más, estuvo con cansancio y dolor muscular. 

Todas las vacunas son eficaces y seguras

Todos ellos, sin embargo, comparten una misma idea: no se arrepienten de haberse puesto la vacuna y animan a todos los españoles a hacerlo. Los expertos recuerdan que los efectos secundarios de las vacunas son algo normal, un indicador de que ha habido una respuesta del sistema inmunológico. Y dejan algo claro: todas las vacunas aprobadas son eficaces y seguras.