Un médico con mascarilla y traje de protección

Covid jueves: La incidencia acumulada baja por primera vez en la tercera ola

España podría estar empezando a doblegar la curva, aunque los casos siguen siendo muy elevados

El Ministerio de Sanidad ha actualizado este jueves, 28 de enero, las cifras sobre la afectación y la incidencia de la pandemia de Covid-19 en nuestro país. Según el nuevo informe publicado por el ministerio, el total de casos detectados en España desde el pasado mes de marzo es de 2.705.001, por lo que en las últimas 24 horas se han sumado 34.899 nuevos casos, una cifra considerablemente por debajo de la de ayer, cuando fueron más de 40.000. De todos estos nuevos casos, 16.669 se han diagnosticado en las últimas 24 horas, también una cifra inferior a la de ayer.

Las comunidades autónomas que han sumado más nuevos casos han sido la Comunidad Valenciana, con 6.744; Madrid, con 5.622; Cataluña, con 4.805; y Andalucía, con 3.684.

La incidencia acumulada baja por primera vez en semanas y se aleja de los 900 casos. Concretamente, España tiene una media de 889,93 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, aunque hay varias regiones que superan holgadamente esa cifra. La Comunidad Valenciana (1.438), Castilla y León (1.414), Murcia (1.338), La Rioja (1.324), Castilla-La Mancha (1.238), Extremadura (1.224) y Melilla (1.004) ya superan los 1.000 casos. 

Si nos paramos a observar la cifra de la incidencia en los últimos siete días, esta es de 397,49 casos por cada 100.000 habitantes, menos de la mitad respecto con la cifra de IA a dos semanas. Además, también baja respecto a la de ayer, cuando era de 414,83 casos, lo que podría indicar que España está consiguiendo doblegar la curva.

La cifra de fallecidos también aumenta, y este jueves se han notificado 515 nuevos fallecidos en nuestro país. El total asciende hasta las 57.806 víctimas desde el inicio de la pandemia, 1.783 de ellos en los últimos siete días. La Comunidad Valenciana (469), Andalucía (278), Murcia (135), Extremadura (131) y Galicia (113) son las que más víctimas han notificado en la última semana.

La situación hospitalaria sigue al borde del colapso en algunas zonas, y la media española sigue subiendo con 30.726 personas ingresadas en estos momentos por Covid-19 en hospitales de todo el país, lo que equivale al 24% de las camas disponibles. 

En el caso de las UCI, la tensión es todavía más preocupante, porque hay ahora mismo 4.608 personas ingresadas en estas unidades, lo que supone un 42,84% del total. En algunas regiones está incluso por encima, con la Comunidad Valenciana (62,98%), La Rioja (58,62%), Castilla-La Mancha (54,53%), Melilla (52,94%), Madrid (51,60%) y Cataluña (50,63%) por encima del 50%.

La vacunación, paralizada en algunas autonomías

Los datos de vacunación siguen avanzando en nuestro país, pero lo hacen de forma mucho más lenta, especialmente porque hay algunas regiones que han paralizado totalmente la administración de nuevas dosis por la falta de garantías de poder administrar la segunda en tres semanas.

Así, en el total de España se han administrado 1.356.461 dosis de las 1.769.055 que han llegado a España y que el Ministerio de Sanidad ha repartido entre las autonomías. Esta cifra supone que se han inoculado el 76,7% de las dosis recibidas.

La mayoría de estas dosis sigue siendo la primera, porque el número de personas que ha recibido las dos dosis es de 173.066, es decir, el 12,76% de las dosis administradas. La mayoría de ellas sigue siendo de Pfizer (1.733.355 dosis), con Moderna (35.700) aportando, de momento, pocas dosis al total. 

Por comunidades autónomas, las regiones que han administrado más dosis respecto con la cifra de viales recibidos son Aragón (84,7%), Murcia (84,3%), Castilla y León (84,1%) y Canarias (83,3%), mientras que el País Vasco (66,8%), La Rioja (67,2%) y Cataluña (70,5%) son las que menos dosis han administrado. 

Varias autonomías, como Madrid y Cataluña, han anunciado que paralizan la administración de la primera dosis de la vacuna a más personas para guardar las dosis restantes y poder administrar la segunda dosis a todas aquellas personas que hayan recibido la primera, por lo menos hasta que el suministro de vacunas a España vuelva a crecer y se pueda garantizar que se podrá poner la segunda dosis sin problemas.