Gente paseando con mascarilla durante la pandemia del coronavirus

El Covid no se irá, pero atacará menos en zonas concretas de España

Los últimos estudios realizados señalan el papel fundamental que juega el clima en la pandemia

La lucha contra el Covid-19 que está próxima a cumplir un año, ha hecho que los investigadores lleguen a conocer con mayor profundidad la manera en que el virus se comporta en diferentes países del mundo. De esta manera han llegado a establecer la posible razón de por qué no es tan virulento en ciertas zonas señalando al clima como el factor causante de ello.

A más frío más velocidad de transmisión

La bajada considerable de contagios que tuvimos durante los meses de verano así como la velocidad de transmisión que ahora se está experimentando en los países situados en el Hemisferio Norte, siendo Europa el epicentro de la pandemia, hace pensar que cuanto más frío hace, el virus se expande a mayor velocidad.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? 📲 Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Científicos de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, han partido de esta premisa para realizar un estudio donde han señalado que tanto la temperatura como la latitud van íntimamente ligados con las cifras de contagios por coronavirus y el nivel de mortalidad. Este estudio ya ha sido publicado en la revista científica Evolutionary Bioinformatics explicando el papel fundamental que juega el clima y la situación geográfica de cada país en la pandemia.

El Covid-19 podría convertirse en estacional

Al igual que ha sucedido con la gripe, a raíz de esta investigación, se ha llegado a la conclusión de que el coronavirus podría no desaparecer nunca llegando a convertirse en un virus endémico: «Una de las conclusiones que extraemos es que la enfermedad podría ser estacional, como la gripe» explica Gustavo Caetano-Anolles, uno de los autores del artículo.

«Esto es muy relevante para lo que debemos esperar desde ahora, después de que la vacuna controle estas primeras olas de la Covid-19» asegura el experto que para llegar a esta opinión han tenido en cuenta los datos recogidos en 221 países donde la incidencia de la enfermedad, la mortalidad, los pacientes recuperados, casos activos y hospitalizaciones hasta el pasado 15 de abril —cuando la variación de la temperatura estuvo en su máximo en todo el mundo—, han sido claves para la investigación.

El calor frena al virus

Siguiendo métodos matemáticos se llegó al resultado sobre la existencia de correlación entre la temperatura, la altitud y la latitud, y los datos sobre la enfermedad. En este sentido se observó que cuánto mayor latitud y menor temperatura el coronavirus se expandía más rápidamente y se volvía más agresivo. Pero este último estudio de los científicos de Illinois no ha sido el único que ha abordado la relación entre el clima y la proliferación del virus.

El pasado mes de julio se publicó un trabajó donde se llegaba a la conclusión de que el clima ecuatorial de Indonesia fue la principal causa de que el virus estuviera mucho más controlado, como aletargado, de ahí que la incidencia en el país asiático estuviera en niveles muy bajos durante la primera ola y permitiera un mayor control sobre los contagios producidos.

La segunda investigación publicada en mayo, mostró que las altas temperaturas fueron las causantes de la reducción considerable de nuevos contagios en aquellas zonas del planeta con un clima más cálido.

El resultado final de todas estas investigaciones llevan a la conclusión de que el Covid-19 se volverá estacional donde el mayor número de contagios se producirán en los meses de invierno y nos dará una tregua en verano, tal y como ocurre con la gripe. Los investigadores insisten en que por ahora se trata de una hipótesis y que hasta que la pandemia no esté controlada, no observaremos los resultados finales.

«Sabemos que la gripe es estacional y que tenemos una tregua durante el verano. Eso nos da la oportunidad de producir la vacuna para la siguiente temporada. Cuando estamos aún en medio de lo peor de la pandemia, esa tregua es inexistente. Quizás, aprendiendo cómo estimular nuestro sistema inmune -mediante las vacunas- podamos ayudar a combatir la enfermedad mientras tratamos de alcanzar a este coronavirus que no para de cambiar» explica Gustavo Caetano-Anolles.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio