Un hombre mirando por la ventana en época de confinamiento

Lo dicen científicos: El día en que la Covid será un resfriado (podríamos estar cerca)

Según un estudio estadounidense, el coronavirus se convertirá en un virus común y que tan sólo originará un leve catarro | El proceso podría tardar «entre uno y 10 años»

Quién lo iba a decir un año atrás. Un virus muy virulento, el coronavirus, estaba causando auténticos estragos en la ciudad de Wuhan, en China. Pese a ello, en Europa había cierto escepticismo sobre una epidemia que nunca se pensó realmente que podía llegar. Pues bien, exactamente un año después de la detección del primer caso en China, Europa vive un momento crítico con respecto a la Covid-19. España encara medidas drásticas, Portugal ha llegado a imponer un toque de queda a las 13.00 horas en fin de semana o, sin ir más lejos, Alemania optó por prohibir la navidad.

Sí, es así, en menos de un año la Covid ha dinamitado nuestra realidad. Pero no todo es pesimismo: hay luz al final del túnel. Según un artículo publicado recientemente en la revista Science, el coronavirus se convertirá en un virus común, muy poco agresivo y que tan sólo originará un leve catarro (teniendo básicamente su incidencia en niños). El estudio, que prevé que la Covid-19 se convierta en un simple resfriado, se basa en un estudio matemático desarrollado por las universidades estadounidenses de Penn State y Emory.

Entre uno y 10 años

Es el tiempo que se prevé para que el coronavirus muté a un simple resfriado. No se sabe si será en 2022 o en 2032. Es la gran incógnita. En declaraciones al diario El País, la investigadora de la universidad de Emory, Jennie Lavine, concretó que la mutación del virus puede prolongarse «entre uno y diez años» y que dicho plazo dependerá de dos factores claves: el tiempo que dure la vacunación y el tiempo que permanezca una persona inmune después de haberse vacunado o haber recibido la vacuna.

Los niños, los grandes afectados

Pese a que sería un virus endémico y muy poco virulento, el estudio remarca que los menores (e incluso los bebés) serían los grandes afectados de la mutación del virus. Pues se convertiría en un catarro leve, y afectaría en gran medida a los niños. De hecho, a día de hoy el coronavirus ya puede afectar a los niños, aún qué también es cierto que su carga vírica es muy menor, por lo que son poco portadores del coronavirus.

Ya para terminar, el mismo estudio asegura que las infecciones no evitarán que los niños se vuelvan a contagiar a lo largo de su vida, pero sí que ayudarán a que no se desarrolle un diagnóstico grave de la enfermedad.«Los individuos más mayores, que habrían estado en riesgo de padecer una enfermedad grave en caso de una infección primaria, habrían adquirido inmunidad reductora de la enfermedad tras un contagio en su infancia», explica Jennie Lavine, investigadora de la universidad de Emory (USA).